Del Movimiento Católico Mundial por el Clima al Movimiento Laudato Si’

por | Jul 28, 2021 | Blog, Noticias y Actualizaciones | 2 Comentarios

«Dios nos dará un nombre nuevo, que contiene el sentido de toda nuestra vida»
Papa Francisco

 

Desde la antigüedad, sabemos que los nombres denotan misión. Asimismo, muchos relatos bíblicos nos hablan de cambios de nombre con un profundo significado simbólico – Abram a Abraham, Sarai a Sara, Jacob a Israel, Simón a Pedro, Saulo a Pablo, y más. La hermosa tradición de adoptar un nuevo nombre ha continuado en la vida de la Iglesia, como se ve en los papas recién elegidos, en varias religiosas y hermanos, y en la práctica de elegir el nombre de un santo en el sacramento de la Confirmación.

Siguiendo esta larga tradición, hoy le toca a nuestro joven movimiento adoptar un nuevo nombre, para reflejar mejor lo que somos. Con ello concluye un largo proceso de discernimiento sobre la identidad y la misión de nuestro movimiento, que hemos llevado a cabo en oración y en espíritu sinodal con nuestros miembros, buscando la guía del Espíritu Santo. El «discernimiento orante» se ha caracterizado por «la disposición a escuchar: al Señor y a los demás, y a la realidad misma, que siempre nos interpela de manera nueva», como escribió una vez el Papa Francisco (GE 172). Los clamores cada vez más desgarradores de la tierra y de los pobres, gritos verdaderamente desesperados, nos han llamado a renovar nuestra «vocación de ser protectores de la obra de Dios» (LS 217). En este momento único de la historia, perseguimos conjuntamente esta vocación con una identidad renovada.

RESULTADOS DEL DISCERNIMIENTO SINODAL

  1. Nuevo nombre

Hace más de 18 meses nos embarcamos en un proceso sinodal para discernir nuestro nombre, ya que muchos de nosotros sentíamos que el Movimiento Católico Mundial por el Clima no expresaba plenamente lo que somos y lo que hacemos. La palabra «clima» en nuestro antiguo nombre MCMC, que nos sirvió en el año fundacional de 2015 por coincidir con el Acuerdo de París, pronto se volvió inadecuada, ya que no reflejaba el trabajo más amplio de «conversión ecológica» que hemos estado persiguiendo desde nuestros primeros días. 

Considerando en oración muchas opciones de nombre junto con nuestros miembros, finalmente discernimos que el Movimiento Laudato Si’ era el nombre que mejor capturaba la esencia de nuestro movimiento. De hecho, el MCMC se fundó en enero de 2015 motivado por los rumores de la prensa sobre la próxima encíclica, pero sin conocer su nombre (Laudato Si’ se publicó unos meses después). Nuestra declaración fundacional decía: «El Papa Francisco publicará una encíclica sobre el cuidado del medio ambiente. Con esta declaración, los abajo firmantes pretendemos ahora ayudar a llevar estas enseñanzas de la Iglesia al mundo«. 

Laudato Si’ ha sido y sigue siendo la piedra angular de nuestro movimiento, incluso mientras el Magisterio de la Iglesia ha seguido evolucionando con textos como Querida Amazonia y Fratelli Tutti. Laudato Si’ es sólo un hito en la larga tradición de la Doctrina Social Católica, una tradición que abrazamos de todo corazón; pero el tema distintivo de Laudato Si, «el cuidado de nuestra casa común», lo convierte en un hito que ha tocado profundamente nuestros corazones y nos ha unido para avanzar en nuestra misión de cuidar de nuestra casa planetaria en peligro. De hecho, en el espíritu de una ecología integral, muchas de nuestras iniciativas clave llevan el nombre de la encíclica: Animadores LS, Semana LS, Círculos LS, Generación LS, Retiros LS, etc. También reconocemos humildemente que hay muchas acciones de Laudato Si’ que tienen lugar fuera de nuestro movimiento, empezando por la propia Plataforma de Acción Laudato Si’ del Vaticano, que apoyamos activamente junto con muchos otros. Estamos encantados con tanta vida inspirada en la encíclica y en Querida Amazonia.

El proceso de discernimiento incluyó una consulta con la orden franciscana, ya que la expresión Laudato Si’ es en última instancia un regalo de San Francisco de Asís. Laudato Si’ es, en definitiva, mucho más que una encíclica; representa la cosmovisión franciscana de alabanza al Creador en «sublime comunión» con toda la Creación (LS 89). Esa actitud franciscana es el clímax de lo que es una conversión ecológica y sirve como estrella guía de todos nuestros esfuerzos. El proceso también incluyó una consulta final con el Papa Francisco, y nos alegramos mucho cuando su respuesta positiva llegó unas semanas después, en la víspera de Pentecostés, que resulta ser la fiesta en la que firmó la encíclica en 2015. El momento de Pentecostés fue una bendición que afirmó la naturaleza dirigida por el Espíritu del proceso de discernimiento.

  1. Nueva declaración de misión

Como parte del proceso, también discernimos cuál debería ser nuestra declaración de misión, ya que eso ayudaría a informar sobre cuál debería ser nuestro nombre. Leyendo los signos de los tiempos, hemos discernido una declaración de misión actualizada: «Inspirar y movilizar a la comunidad católica para cuidar nuestra casa común y lograr la justicia climática y ecológica».

Se reafirmó el amplio tema de Laudato Si’ de «cuidar nuestra casa común», junto con una atención particular a la «justicia climática y ecológica». Discernimos que era importante mantener las emergencias climáticas y de biodiversidad como prioridades globales clave que unirán a nuestro movimiento en iniciativas coordinadas. Al mismo tiempo, el tema más amplio del «cuidado de nuestra casa común» proporciona la flexibilidad necesaria para que los capítulos locales y los miembros trabajen en otras cuestiones que sean más relevantes para sus contextos, como han estado haciendo hasta ahora en un espíritu de subsidiariedad. Basados en nuestra identidad católica, estamos comprometidos con «una solidaridad nueva y universal» (LS 14), cultivando «la fraternidad y la amistad social» con toda la humanidad (FT 2).

III. Nueva declaración de identidad

Paralelamente, también hemos discernido la identidad y la membresía de nuestro joven movimiento, lo que reafirmó nuestra comprensión del Movimiento Laudato Si’ como un movimiento híbrido que reúne tanto a organizaciones como a miembros de base. En concreto, nuestra nueva declaración de identidad es

«El MLS busca ser un movimiento guiado por el Espíritu que reúne a los católicos para cumplir con su misión declarada [enumerada anteriormente]. El movimiento reúne a una amplia gama de (1) organizaciones católicas y (2) miembros comunitarios de todo el mundo. Estos miembros caminan juntos en sinodalidad y comunión con la Iglesia universal en un viaje de conversión ecológica. Buscando la unidad en la diversidad, los miembros de las organizaciones y de las bases se reúnen para rezar, colaborar y movilizarse en respuesta al «clamor de la tierra y al clamor de los pobres». Guiados por un espíritu de subsidiariedad, cuando el tiempo y el contexto son adecuados, co-crean o se comprometen con los Círculos y Capítulos locales de Laudato Si’ y se conectan con el movimiento global en una amplia gama de iniciativas para llevar Laudato Si’ a la vida».

De alguna manera no intencionada y orgánica, nuestro movimiento no entra en las opciones de estructura tradicional de un movimiento comunitario o una red de organizaciones. Desde el principio, el grupo fundacional del MLS reunió tanto a instituciones como a individuos, representando diferentes carismas dentro de la Iglesia, a la vez que daba a luz algo nuevo. Como dice la Evangelii Gaudium, «nuestro modelo es el poliedro, que refleja la convergencia de todas sus partes, cada una de las cuales conserva su carácter distintivo» (236). Al mismo tiempo, a este «vino nuevo» le corresponden «odres nuevos» (Lc 5, 36-39), nuestras estructuras emergentes que seguimos discerniendo. Colaboramos con el movimiento global más amplio que cuida de nuestra casa común, en diálogo y solidaridad «con todos para que juntos podamos buscar caminos de liberación» (LS 64).

EL CAMINO POR DELANTE

Al mirar hacia el futuro, nosotros, miembros de los organismos internacionales del Movimiento Laudato Si’, entendemos este nuevo nombre como un don y una responsabilidad. Es un regalo porque podemos encarnar más plenamente nuestro amor y cuidado de la Creación de una manera holística, siguiendo los pasos de San Francisco. El cambio de nombre es un momento de celebración y afirmación de los frutos de nuestros esfuerzos durante los últimos seis años. También es un homenaje a la posibilidad y la promesa de lo que está floreciendo. Como está escrito en las Escrituras, «Pues bien, he aquí que yo lo renuevo: ya está en marcha, ¿no lo reconocéis?». (Is 43:19)

El cambio de nombre es también una responsabilidad. Estar a la altura de nuestro nombre significa ser realmente un movimiento que lleva Laudato Si’ a la vida en nuestras comunidades y en el mundo, más allá de la sola comunidad católica. La palabra «movimiento» no sólo significa un grupo de personas, sino que también connota acción; un grupo de personas «en movimiento». Como Movimiento Laudato Si’ estamos llamados a «mover» Laudato Si’, para ayudar a que sea un documento vivo. Estamos llamados a ser «Contempl-activistas», cultivando una «espiritualidad ecológica» contemplativa (LS 216) y comprometiéndonos en un activismo profético. Emulamos a Santa Marta, cuya fiesta celebramos hoy, y a su hermana María. Ahora es el momento de la transformación, ya que el tiempo se acaba. 

Para terminar, con corazones humildes ponemos nuestro movimiento bajo la guía del Espíritu Santo. Rezamos para ser siempre fieles a los mensajes de Dios en la Creación: El canto de la Creación, el clamor de la Creación y el llamado de la Creación. A pesar de los muchos desafíos que tenemos por delante, sabemos que «la injusticia no es invencible» (LS 74) porque «con Dios todo es posible» (Mt 19,26). Con fe y confianza, avanzamos en comunión con nuestra familia católica más amplia, con todas las personas de buena voluntad y con todas las criaturas de nuestro planeta, cantando mientras avanzamos, alabando a nuestro amado Creador, para que «nuestras luchas y nuestra preocupación por este planeta no nos quiten el gozo de nuestra esperanza» (LS 244). ¡Alabado sea Dios! ¡Laudato Si’!

Estas palabras del Papa Francisco, comentando el cambio de nombre de Jacob a Israel, fueron muy significativas en el proceso de discernimiento ya que el discurso coincidió con el mismo día en que terminamos la segunda ronda de diálogos de discernimiento (10 de junio del 2020).

FIRMANTES:

De la Junta Directiva: 

  • Lorna Gold (Presidente)
  • Yeb Saño (Vice-Presidente)
  • Amanda Hanley
  • Analisa Ramsahai
  • Fr. Augusto Zampini Davies
  • John O’Shaughnessy
  • Marianne Comfort
  • Michel Roy
  • Fr. Xavier Jeyaraj

Del Consejo Mundial de Miembros: 

  • Alirio Caceres Aguirre
    Arquidiócesis de Bogotá y Cáritas América Latina y el Caribe (Colombia)
  • Allen Ottaro
    Red de Jóvenes Católicos para la Sostenibilidad Medioambiental en África (Kenia)
  • Analisa Ramsahai
    Instituto Franciscano (Trinidad y Tobago)
  • Ann Marie Brennan
    Christian Life Community (Estados Unidos)
  • Chiara Martinelli
    CIDSE (Italia/Bélgica)
  • Dan Misleh
    Alianza Católica por el Clima (United States)
  • Jacqui Remond
    Consultora Laudato Si’ (Australia)
  • P. John Leydon, SSC
    Sociedad Misionera de San Columbano (Filipinas / Irlanda)
  • Luca Fiorani
    Movimiento de los Focolares (Italia)
  • Marianne Comfort
    Hermanas Mercedarias de las Américas (Estados Unidos)
  • Martin de Jong
    Caritas Aotearoa Nueva Zelanda (Nueva Zelanda)
  • Marvie L. Misolas, MM
    Misioneros de Maryknoll (Filipinas/Estados Unidos)
  • Paulo Baleinakorodawa
    Caritas Fiji, Comisión de Justicia Social y Ecológica de la Arquidiócesis de Suva (Fiji)
  • Pedro Duarte Silva
    Conferencia Católica Internacional de Escultismo (Portugal)
  • Roxana Esqueff
    Red Latinoamericana y Caribeña de Pensamiento Social de la Iglesia, Red de Ecología Integral del Cono Sur (Uruguay)
  • Hna. Sheila Kinsey
    Comisión de JPIC de USG/UISG (Estados Unidos / Italia)
  • P. Xavier Jeyaraj, SJ
    Curia General Jesuita (India/Italia)

En nombre de la Secretaría:

  • Tomás Insua (Director Ejecutivo)
  • Christina Leaño (Directora Asociada)
Laudato Si’ Movement
Laudato Si’ Movement

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Ronel Angel Chipana Peña
Ronel Angel Chipana Peña
2 months ago

Alabado sea mi Señor. Bravo

VICTOR MANUEL BALLESTEROS GARCIA
VICTOR MANUEL BALLESTEROS GARCIA
2 months ago

-Felicidades, me alegro de este nuevo impulso, hay que seguir fortaleciendo la misión del movimiento, queda tanto por anda y no hay tiempo. Gracias por vuestro trabajo, por vuestro esfuerzo de coordinación y vuestro coraje evangélico a la hora de emprender un movimiento así. Me gusta «Laudato sii»

trackback
2 months ago

[…] Del Movimiento Católico Mundial por el Clima al Movimiento Laudato Si’ […]

trackback
2 months ago

[…] Del Movimiento Católico Mundial por el Clima al Movimiento Laudato Si’ […]