Celebrando a los Pueblos Indígenas, y sin dejar a nadie atrás

por | Ago 9, 2021 | Blog, Noticias y Actualizaciones | 0 Comentarios

Por Caroline Wambui 
Responsable de Biodiversidad y Clima 
Movimiento Laudato Si’ 

Con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas de este año, celebramos el papel que desempeñan los pueblos indígenas en la protección de la creación de Dios y la biodiversidad.

¿Sabías que los Pueblos Indígenas representan menos del cinco por ciento de la población mundial pero protegen el 80 por ciento de la biodiversidad del mundo?

¿Quiénes son?
Desde el Ártico hasta el Pacífico Sur, los pueblos indígenas son «descendientes de quienes habitaban un país o una región geográfica en la época en que llegaron personas de diferentes culturas u orígenes étnicos», según una definición común de las Naciones Unidas.

Las sociedades indígenas se encuentran en todas las zonas climáticas y continentes habitados del mundo, excepto en la Antártida. Se estima que hay aproximadamente 5.000 naciones indígenas en todo el mundo.

El valor que los pueblos indígenas y las comunidades locales aportan a la conservación de la biodiversidad es vital y vasto. Un estudio del Consorcio ICCA que se centró en 17 comunidades indígenas y locales de todo el mundo afirma que «los derechos humanos deben estar en el centro de las políticas de conservación para proteger la biodiversidad, que ya está disminuyendo».

Como escribe el Papa Francisco en Laudato Si’, «Para ellos, la tierra no es un bien económico, sino don de Dios… Cuando permanecen en sus territorios, son precisamente ellos quienes mejor los cuidan» (LS 146).

Su Santidad también nos obliga a repensar el papel que pueden desempeñar los pueblos indígenas en el cuidado de la creación de Dios.

«Hago una invitación urgente a un nuevo diálogo… Necesitamos una conversación que nos una a todos, porque el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos» (LS 14).

Se trata de comunidades que han dependido de la tierra y la han cuidado durante generaciones, construyendo un conocimiento íntimo de los ciclos naturales de las plantas, los animales y el clima.

Es vital aprovechar sus prácticas tradicionales y sus sistemas de gobernanza únicos, ya que permiten proteger los ecosistemas y los biomas mejor que los Estados u otros organismos ya existentes. Laudato Si’ nos ha recordado la importancia de cuidar la naturaleza y el respeto a la Tierra y sus ecosistemas.

Como católicos, estamos llamados a unirnos a los pueblos indígenas de todo el mundo y a decir a los líderes mundiales que necesitamos acuerdos internacionales que lleven Laudato Si’ a la vida.

A continuación, antes de dos cumbres vitales de la ONU a finales de este año, únete a los miles de personas que ya han firmado la petición «Planeta Sano, Gente Sana» y dile a los líderes mundiales cómo deberían  

Al hacerlo, estarás ayudando a los pueblos indígenas de la región amazónica, donde las comunidades indígenas, como los pueblos originarios Huaorani, Sápara y Sarayaku Kichwa, han vivido de forma sostenible durante milenios, alimentándose sin dañar el medio ambiente. Una verdadera «armonía con la naturaleza».

Los Pueblos Indígenas y las Comunidades Locales de África se han visto obligados a existir en torno a perforaciones gubernamentales de agua, industrias extractivas y empresas madereras que han agotado los cimientos del segundo bioma más grande del mundo.

Sin embargo, los pueblos indígenas de todo el continente han persistido y siguen siendo sus cuidadores.

Las prácticas locales de agricultura tradicional son ahora vulnerables a los efectos de la crisis climática. Durante miles de años, los Pueblos Indígenas de los Estados Unidos de América han desplegado tácticas de mitigación, como la construcción de muros de roca en las mareas bajas, que ayudan a traer más mariscos y eso ayuda a su seguridad alimentaria.

Los Swinomish ya han puesto en marcha proyectos destinados a ayudar a las comunidades a adaptarse a un clima cambiante, aunque hay que hacerlo más rápido que nunca.

Han protegido la población de salmones del río Skagit plantando árboles para darles sombra y reducir la temperatura del río.

Los pueblos indígenas y las comunidades locales han mantenido esta íntima danza con la naturaleza durante siglos, pero no pueden hacerlo solos, y no deberían tener que hacer tanto.

Este año, tenemos una oportunidad como ninguna otra de hacer saber a los líderes mundiales lo que sentimos sobre la protección de la creación de Dios. Muéstrales cómo te sientes firmando la petición «Planeta sano, gente sana».

“La atenuación de los efectos del actual desequilibrio depende de lo que hagamos ahora mismo” (LS 161).

Laudato Si’ Movement
Laudato Si’ Movement

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments