¿Te imaginas un mundo sin pan? Debido a la crisis climática, ya está aquí.

por | Sep 9, 2021 | Blog, Noticias y Actualizaciones | 0 Comentarios

Por Magda Noszczyk
Movimiento Laudato Si’

Vemos la Eucaristía, ese trozo de pan tan especial, en los carteles y en todas partes. La Eucaristía es muy importante para nosotros los católicos. Pero, ¿se imaginan un mundo sin pan?

¿Pueden imaginar un mundo en el que no tengamos granos para hacer harina, luego masa y finalmente pan? ¿Se imaginan las palabras de la oración «Danos hoy nuestro pan de cada día» en un mundo que no tiene pan?

Pero en todo el mundo, ahora mismo en este Día de la Creación tan especial, en el 52º Congreso Eucarístico Internacional, hay gente sin pan.

Me refiero a los niños y sus familias que viven en las calles de las mayores capitales de Europa; a los agricultores de Asia que pierden sus cosechas a causa de las inundaciones y las avalanchas de lodo; y a los agricultores locales del Cuerno de África que carecen de alimentos a causa de las graves sequías.

Descarga aquí la estampa del Día de la Creación

La pobreza en todo el mundo está empeorando porque nuestro clima está cambiando debido a la crisis climática.

Trabajo para el Movimiento Laudato Si’, un movimiento dirigido por el Espíritu que une a los católicos -pero no sólo a los católicos- y a las organizaciones católicas de todo el mundo.

Nuestro antiguo nombre era Movimiento Católico Mundial por el Clima, que describía exactamente lo que éramos. Nuestro nuevo nombre, Movimiento Laudato Si’, es más poderoso y es una oración. Cada vez que dices «Laudato Si'», dices una oración. 

En este movimiento, dado que buscamos la unidad en la diversidad, los miembros de las organizaciones y miembros comunitarios se reúnen para rezar, colaborar y movilizarse en respuesta al «clamor de la Tierra y al clamor de los pobres».

Nuestra misión es inspirar y movilizar a la comunidad católica para cuidar nuestra casa común y lograr la justicia climática y ecológica.

En todo el mundo, cada día nuestro personal, sus socios locales, los Animadores Laudato Si’ y un sinnúmero de voluntarios se encuentran con personas que carecen de pan, personas que sufren a causa de la crisis climática.

En Europa, vemos que la gente sufre por culpa de unas economías que dudan en abandonar los combustibles fósiles, y somos testigos de sequías e inundaciones históricas que afectan a las comunidades y destruyen la agricultura en todo el continente.

En Asia, trabajamos contra la agroindustria de monocultivos extensivos, la deforestación y la emergencia climática que causa estragos con tormentas más fuertes y la subida de los mares.

En Oceanía, escuchamos el clamor de la Tierra por la explotación minera y la perforación del fondo marino, así como por el empeoramiento de la acidificación de los océanos.

En Norteamérica, trabajamos para que millones de personas tengan vida y no mueran por la mala calidad del aire. En Sudamérica, estamos con los más vulnerables, los más afectados por la contaminación del agua, el aumento de la deforestación y el creciente número de conflictos por la tierra dirigidos a los pueblos indígenas.

Pero no he venido aquí para compartir simplemente mensajes catastrofistas sobre nuestro mundo que carece de pan. He venido a compartir historias sobre nuestros hermanos y hermanas que necesitan ayuda. Porque detrás de cada historia hay una persona -un niño o una niña o una madre o un padre- y esa persona está sufriendo. Esas personas son el clamor de los pobres que el Papa Francisco nos pide que escuchemos.

En este increíble Día de la Creación, también he venido a difundir esperanza, la misma esperanza que los católicos obtenemos de la Eucaristía cada vez que celebramos nuestra Santa Misa.

Como personas de fe, siempre tenemos esperanza. Citando al Papa Francisco en Laudato Si’, «La esperanza nos invita a reconocer que siempre hay una salida, que siempre podemos reorientar el rumbo, que siempre podemos hacer algo para resolver los problemas».

Tengo esperanza porque los católicos de todo el mundo se están uniendo para incidir por nuestra casa común firmando la petición «Planeta sano, gente sana». La petición es una forma poderosa de que todos los católicos alcen una voz unida antes de dos cumbres cruciales de las Naciones Unidas, incluida la 26ª Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático en Glasgow, que tendrá lugar a finales de este año.

También tengo esperanza porque ahora mismo, en todo el mundo, los católicos se están uniendo a nuestros hermanos y hermanas cristianos y están rezando y actuando durante el Tiempo de la Creación ecuménico.

Así que, por favor, únanse a mí para tener esperanza en todo lo que hacemos, para que nuestro mundo y todos nuestros hermanos y hermanas tengan siempre pan.

Magda Noszczyk, del Movimiento Laudato Si’, habló sobre el Día de la Creación en el 52º Congreso Eucarístico Internacional. Este ensayo es una adaptación de su discurso.

Más información sobre el Día de la Creación en el 52º Congreso Eucarístico Internacional:

Laudato Si’ Movement
Laudato Si’ Movement

3 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments