Adoración eucarística en la Tienda de Abraham en Italia

por | Oct 1, 2021 | Blog, Círculos | 1 Comentario

Cuando el año pasado, en plena pandemia, se me ofreció la posibilidad de asistir al curso de Animadores Laudato Si’, no lo dudé: fue un viaje hermoso, interesante y fraterno, enriquecido por el conocimiento de muchos cristianos italianos comprometidos con el cuidado de nuestra casa común.

Desde entonces hasta la celebración del Tiempo de la Creación 2020, el viaje fue corto, aunque rodeado de dificultades por la recurrencia de contagios en nuestra pequeña ciudad.

Apoyado por la fraternidad franciscana seglar «Santa Croce», que desde 2004 es mi segunda familia, por el párroco y por algunas de las asociaciones, religiosas o no, presentes en el territorio de Moliterno, quise subrayar también la importancia del Tiempo de la Creación 2021.

No podíamos, por tanto, comenzar este tiempo fuerte (casi como un nuevo Adviento o una nueva Cuaresma) sin partir de Él, nuestro Dios creador, que lo ha creado todo, nos ha dado todo en custodia, nos ha permitido utilizarlo todo para nuestro bien y el de nuestros hermanos: plantas, animales u hombres.

Por eso, después de haber montado la tienda de Abraham en uno de los lugares simbólicos de la vida social de nuestra ciudad, la Villa Comunale «Unità d’Italia», pensamos en una adoración eucarística que involucrara a toda la comunidad, incluso a aquellos que pasarían distraídos pero que el Señor ciertamente llamaría a sí aunque fuera para una simple señal de la cruz.

En continuidad con el año 2020, dimos a este evento el título simbólico de «Vigilia a las Estrellas» y, a pesar de la contaminación lumínica en el centro de la ciudad y a pesar de la acentuada inestabilidad meteorológica de los días anteriores (tanto que cambiamos la fecha inicial), ¡la noche fue suave, dulce y llena de estrellas! 

El montaje de la carpa pretendía hacer comprender a quienes nos acompañaron que, como dice el Papa Francisco, «todo está conectado».

El agua, la Tierra, las flores, las plantas, los frutos, el fuego, incluso una raíz que ahora está seca son, junto con la humanidad y a partir de Dios, un único, grande e inmenso corazón que late.

¡Los cantos, en cambio, elegidos del repertorio litúrgico y de la música pop italiana, debían acompañar con sobriedad pero también ayudar a vivir el momento con recogimiento y profunda afinidad hacia el prójimo y la casa de todos!

Jesús en la Eucaristía brillaba con fuerza y la sombra contra la carpa parecía una custodia más, un refuerzo de la presencia viva de Cristo entre nosotros.

Las reflexiones preparadas, pero aún más el silencio de la adoración personal, en una asamblea compuesta y respetuosa de las disposiciones anti-covid, sólo se rompía por el chirrido del columpio del que un niño no podía despegarse y por el chorro de agua de la fuente cercana, monumento a los caídos de todas las guerras.

Ni siquiera los coches parecían querer perturbar un momento tan profundo y cruzaban la zona lenta y silenciosamente. Incluso los feriantes, que habían acudido a Moliterno para la fiesta patronal de María del Monte Vetere, apagaron sus altavoces y se acercaron a Él.

Momentos inolvidables y con un fuerte valor comunitario, los vividos, por tanto, ante la Eucaristía del 7 de septiembre, momentos que afectan a nuestro interior sólo si compartimos los fundamentos: «sin Él nada podemos hacer».

 

Marianna Spina
Marianna Spina

Marianna es una Animadora Laudato Si’ de Moliterno, en Basilicata. Pertenece a la Orden Franciscana Seglar y participa activamente en las iniciativas del Movimiento Laudato Si’, involucrando a su comunidad.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
melavasquezaci@gmail.com
1 month ago

Me siento MUY FELIZ de participar con ustedes y propagar tanta VIDA para CUIDAR. Comparto con ustedes que me comunico desde Perú, Lima, Villa El Salvador. Pueblo pobre, luchador, comprometido con la fe y la vida. Tengo la hermosa misión de compartir con mujeres del pueblo, madres de familia, muy golpeadas por esta pandemia, que ha quitado la vida de familiares, amigos, vecinos… señoras vulnerables, mayores de 40 años… «personas de paz y fiesta» que elegimos caminar por la vida dejando huellas de luz y armonia para «hacer que todos los que nos rodean no sufran y pasen la vida feliz».