Seguir a San Francisco en la esperanza y la generosidad

por | Oct 2, 2021 | Blog, Noticias y Actualizaciones | 0 Comentarios

2.0 Generic (CC BY-NC-SA 2.0)

«Jesús… les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis, porque de los que son como estos es el reino de Dios. Yo os aseguro: el que no reciba el Reino de Dios como un niño no entrará en él'» (Marcos 10:14-15).

«Creo que Francisco es el ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad.» (LS 10).

Afrontar los retos de la actualidad puede ser abrumador.

Desde la crisis climática hasta la pobreza, pasando por diversas formas de violencia y discriminación, las crisis a las que nos enfrentamos exigen una cuidadosa atención a los hechos, hechos sobre la naturaleza y la sociedad humana que a menudo son desalentadores.

Algunos sostienen que las soluciones auténticas son imposibles. Otros se empeñan en los hechos, buscando estrategias, o compromisos, o inventando alguna solución rápida.

En los Evangelios, Jesús aprueba la previsión prudente, preguntando: «¿Quién de vosotros que quiera construir una torre no se sienta primero a calcular el coste?» (Lucas 14:28).

Nuestro trabajo para afrontar un problema como la crisis climática o la pobreza mundial debe ser realista, en sintonía con la verdadera naturaleza de las crisis, las comunidades más amenazadas y las realidades políticas que limitan nuestras iniciativas.

Sin embargo, el ethos alegre de San Francisco y la acogida de los niños por parte de Jesús señalan otra dimensión de la espiritualidad cristiana que también es necesaria para afrontar el momento actual.

Como complemento al trabajo práctico de estudiar los hechos, sopesar las alternativas y mover a la gente a la acción, Dios nos llama a una esperanza y generosidad radicales que no están tan inmediatamente ligadas a lo práctico.

En el contexto cristiano, la esperanza es una virtud teológica -un resultado de la gracia de Dios- por la que anticipamos con confianza la promesa de Dios de una plenitud eterna en el cielo.

San Francisco tenía una perspectiva profundamente ajena al mundo. Aunque se alegraba de la belleza física, tangible y espléndida de la naturaleza, también la apreciaba a la luz de las acciones redentoras de Jesús hacia el mundo. Esto le dio a San Francisco una esperanza que lo sostenía en todas sus pruebas.

Del mismo modo, San Francisco se acercó a su prójimo con una generosidad radical, respondiendo al impulso de Dios y, de nuevo, a la gracia de Dios en su vida.

Ya sea en su compasivo saludo al leproso o en su sensible tutela de los discípulos, San Francisco estaba presente para los que le rodeaban, actuando con alegría y autenticidad cristianas. Hay una cierta «atemporalidad» en San Francisco, ya que estaba profundamente arraigado en el amor inquebrantable por su Salvador más que en el miedo o el cálculo de las cosas mundanas.

Del mismo modo, el llamado de Jesús a «aceptar el reino de Dios como un niño» apunta a la necesidad de una esperanza y una generosidad radicales.

Jesús no está diciendo a los cristianos que sean ingenuos como niños, que ignoren los hechos del mundo y cómo los poderosos suelen explotar a los débiles.

Sin embargo, hay mucho que aprender de los niños. La confianza ilimitada en Dios que caracteriza a la esperanza cristiana se asemeja a los vínculos afectivos que puede crear un niño pequeño, y la generosidad en el momento a la que, como San Francisco, estamos llamados, también encuentra una imagen en el amor sencillo que los niños pueden mostrar en sus mejores momentos.

¿Cómo podemos combinar un compromiso sobrio y firme con los desafíos del siglo XXI y una apertura infantil a la esperanza, la generosidad, el asombro y la alegría? No es fácil.

Muchas influencias nos empujan en una dirección o en otra (o nos distraen de ambas) y equilibrarlo todo puede requerir el trabajo paciente de toda una vida. Reconocer la importancia de ambos conjuntos de valores es una parte de ello. Y también podemos invocar la ayuda y la gracia de Dios para asumir estas virtudes esenciales.

Preguntas para reflexionar:

  1. ¿Cómo me está llamando Dios a crecer en este momento: hacia un mayor compromiso con los hechos que subyacen a nuestras crisis actuales y hacia una mayor esperanza y generosidad?
  2. ¿De qué manera puedo emular la espiritualidad de San Francisco este mes y «aceptar el reino de Dios como un niño»?

Esta reflexión es parte del Encuentro Laudato Si’ de Octubre 2021. Este recurso espiritual es producido mensualmente por los  Animadores Laudato Si’, Círculos Laudato Si’ y cada día los Católicos lo usan y se ayudan a acercarse a nuestro creador. Para conocer historias similares, visita el sitio del Movimiento Laudato Si’ aquí. 

Christopher Rice
Christopher Rice

Christopher Rice es profesor asociado de filosofía en la Universidad de Lynn en Boca Ratón, Florida, Estados Unidos. Sus intereses académicos incluyen el bienestar humano, la ética medioambiental y la Doctrina Social de la Iglesia.

5 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments