Encuentro Laudato Si’ Octubre 2021

por | Oct 8, 2021 | Blog, Noticias y Actualizaciones | 0 Comentarios

Intención mensual

“Creo que Francisco es el ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad” (LS 10).

Por el diácono Clayton Nickel
Consultor espiritual del Movimiento Laudato Si’

Dios vivo, que nos llamas a ser buenos administradores de esta casa terrenal, fortalécenos para que cuidemos de tu creación; perdónanos cuando, por nuestra codicia e indiferencia, abusamos de su belleza y dañamos su potencial.

Danos el poder, a través de tu Espíritu, de nutrir y amar el mundo, para que toda la creación pueda cantar para tu gloria, en armonía, como tú pretendes.

Ayúdanos, en este mes de octubre y al cerrar el Tiempo de la Creación en la fiesta de San Francisco, a seguir el camino de la conversión ecológica, y a hacer prosperar el trabajo de nuestras manos por la ecología integral y la justicia climática para todos y nuestra casa común.

Para que seamos canales de tu Paz que sobrepasa todo entendimiento… Amén.

Oración por la conversión ecológica

Por el P. Tim Galvin
Animador Laudato Si’ en Riwoto, Sudán del Sur

Dios creador, te damos gracias por la maravilla y la belleza de todo lo que has creado. Nos has creado a los humanos para que seamos los protectores y custodios de la creación. Sin embargo, ahora somos nosotros los que estropeamos las obras de tu mano.

Tu Hijo Jesucristo sigue sufriendo y muriendo en la tierra que sufre y en los pobres que sufren. Perdona nuestros pecados contra tu creación y contra los pobres del mundo.

Nos unimos a toda la creación para darte las gracias y alabarte.

Te damos las gracias, Dios creador, por todas las cosas buenas que disfrutamos, ayúdanos a vivir con más sencillez.

Danos el valor que diste a los Apóstoles el día de Pentecostés para proclamar e incidir por el cuidado de nuestra casa común y de los pobres. Amén.

Esta oración ha sido adaptada del libro de oraciones del Movimiento Laudato Si’, que se publicará próximamente. Conoce más sobre la historia del Padre Tim Galvin aquí.

Seguir a San Francisco en la esperanza y la generosidad

Por Christopher Rice
Consultor teológico del Movimiento Laudato Si’

Christopher Rice es profesor asociado de filosofía en la Universidad de Lynn en Boca Ratón, Florida, Estados Unidos. Sus intereses académicos incluyen el bienestar humano, la ética medioambiental y la Doctrina Social de la Iglesia.

«Jesús… les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis, porque de los que son como estos es el reino de Dios. Yo os aseguro: el que no reciba el Reino de Dios como un niño no entrará en él'» (Marcos 10:14-15).

«Creo que Francisco es el ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad.» (LS 10).

Afrontar los retos de la actualidad puede ser abrumador.

Desde la crisis climática hasta la pobreza, pasando por diversas formas de violencia y discriminación, las crisis a las que nos enfrentamos exigen una cuidadosa atención a los hechos, hechos sobre la naturaleza y la sociedad humana que a menudo son desalentadores.

Algunos sostienen que las soluciones auténticas son imposibles. Otros se empeñan en los hechos, buscando estrategias, o compromisos, o inventando alguna solución rápida.

En los Evangelios, Jesús aprueba la previsión prudente, preguntando: «¿Quién de vosotros que quiera construir una torre no se sienta primero a calcular el coste?» (Lucas 14:28).

Nuestro trabajo para afrontar un problema como la crisis climática o la pobreza mundial debe ser realista, en sintonía con la verdadera naturaleza de las crisis, las comunidades más amenazadas y las realidades políticas que limitan nuestras iniciativas.

Sin embargo, el ethos alegre de San Francisco y la acogida de los niños por parte de Jesús señalan otra dimensión de la espiritualidad cristiana que también es necesaria para afrontar el momento actual.

Como complemento al trabajo práctico de estudiar los hechos, sopesar las alternativas y mover a la gente a la acción, Dios nos llama a una esperanza y generosidad radicales que no están tan inmediatamente ligadas a lo práctico.

En el contexto cristiano, la esperanza es una virtud teológica -un resultado de la gracia de Dios- por la que anticipamos con confianza la promesa de Dios de una plenitud eterna en el cielo.

San Francisco tenía una perspectiva profundamente ajena al mundo. Aunque se alegraba de la belleza física, tangible y espléndida de la naturaleza, también la apreciaba a la luz de las acciones redentoras de Jesús hacia el mundo. Esto le dio a San Francisco una esperanza que lo sostenía en todas sus pruebas.

Del mismo modo, San Francisco se acercó a su prójimo con una generosidad radical, respondiendo al impulso de Dios y, de nuevo, a la gracia de Dios en su vida.

Ya sea en su compasivo saludo al leproso o en su sensible tutela de los discípulos, San Francisco estaba presente para los que le rodeaban, actuando con alegría y autenticidad cristianas. Hay una cierta «atemporalidad» en San Francisco, ya que estaba profundamente arraigado en el amor inquebrantable por su Salvador más que en el miedo o el cálculo de las cosas mundanas.

Del mismo modo, el llamado de Jesús a «aceptar el reino de Dios como un niño» apunta a la necesidad de una esperanza y una generosidad radicales.

Jesús no está diciendo a los cristianos que sean ingenuos como niños, que ignoren los hechos del mundo y cómo los poderosos suelen explotar a los débiles.

Sin embargo, hay mucho que aprender de los niños. La confianza ilimitada en Dios que caracteriza a la esperanza cristiana se asemeja a los vínculos afectivos que puede crear un niño pequeño, y la generosidad en el momento a la que, como San Francisco, estamos llamados, también encuentra una imagen en el amor sencillo que los niños pueden mostrar en sus mejores momentos.

¿Cómo podemos combinar un compromiso sobrio y firme con los desafíos del siglo XXI y una apertura infantil a la esperanza, la generosidad, el asombro y la alegría? No es fácil.

Muchas influencias nos empujan en una dirección o en otra (o nos distraen de ambas) y equilibrarlo todo puede requerir el trabajo paciente de toda una vida. Reconocer la importancia de ambos conjuntos de valores es una parte de ello. Y también podemos invocar la ayuda y la gracia de Dios para asumir estas virtudes esenciales.

Preguntas para reflexionar:

  1. ¿Cómo me está llamando Dios a crecer en este momento: hacia un mayor compromiso con los hechos que subyacen a nuestras crisis actuales y hacia una mayor esperanza y generosidad?
  2. ¿De qué manera puedo emular la espiritualidad de San Francisco este mes y «aceptar el reino de Dios como un niño»?

No dejar que los residuos se desperdicien

Manizales, Caldas, Colombia

Por María de los Ángeles Casafus Carrillo
Consultora espiritual del Movimiento Laudato Si’

Cuando pensamos en la Creación recurrimos a imágenes de una Naturaleza Viva, ecosistema impoluto que en estos tiempos es difícil encontrar. 

Sin embargo, al comprendernos como especie que integra esa Naturaleza, y nos hacemos conscientes del Ambiente que hemos generado  desde la desequilibrada relación Sociedad-Naturaleza, reconocemos la urgencia de generar transformaciones estructurales en la forma como interactuamos entre nosotros mismos y con el ecosistema que integramos.

En nuestra región, que incluye un territorio con un valor universal excepcional: el Paisaje Cultural Cafetero de Colombia, el clamor de la creación tiene varias voces, entre ellas, la de conservar este y otros patrimonios naturales y culturales. 

Entre los requerimientos para avanzar hacia un desarrollo sostenible, está la gestión integral de los residuos sólidos generados tanto en las áreas rurales como en las urbanas. En Manizales, el 96,7% de los residuos sólidos generados se disponen en un relleno sanitario y solo el 3,3% del total de residuos recibe algún tipo de aprovechamiento para su reincorporación al ciclo productivo. 

Considerando la meta trazadora del Objetivo de Desarrollo Sostenible N.12, que establece que la tasa de reciclaje y nueva utilización de residuos sólidos para 2030 debe alcanzar un 17,9%, se hace inaplazable la toma de decisiones de las autoridades locales hacia la transición a una economía circular.

Todos, como responsables de la transformación de la sociedad, estamos llamados a aportar al cuidado de nuestra casa común y al desarrollo sostenible de nuestras regiones.

Por ello, debemos asumir la responsabilidad social y ambiental desde principios de prevención y precaución, gestionando los aspectos e impactos sociales y ambientales generados, para que, de esta manera, armonicemos la gestión del conocimiento con las necesidades y clamores de la creación de Dios.

En medio del caos, la creación prospera

Alexandra Park, Glasgow, Escocia

Por la Dra. Marie Cooke
Consultora teológica del Movimiento Laudato Si’

En medio de un mundo que sigue sufriendo la pandemia del COVID-19 y los efectos devastadores de la crisis climática en tantas comunidades, la vida sigue adelante.

La obra de la creación de Dios continúa con la aparición de nueva vida, como estos cisnes con su madre. Te damos las gracias, Señor, por las maravillas de toda tu creación.

Mi conversión ecológica: una historia de jardín

Por Dawn M. Nothwehr, OSF, Ph.D.
Consultora teológica del Movimiento Laudato Si’

Era una tranquila tarde de mayo en Windom, mi pequeño pueblo natal del suroeste de Minnesota. Habiendo terminado de plantar nuestro gran huerto, me senté con mi madre en los escalones de la puerta trasera de nuestra casa de estuco de tres habitaciones, bebiendo limonada helada.

El jardín recién plantado estaba a poca distancia. El aire estaba humedecido por el aroma de la tierra recién removida, aderezado con los susurros de dulzura de la hierba recién cortada y el olor a pino de los altos abetos colocados artísticamente en el jardín.

A través de las ramas de los pinos, el cielo del atardecer señalaba el final inminente del día con tonos de rojo anaranjado rosado y tonos grises contrastados. Un suave y agudo coro de insectos nos adormece en una meditación reposada.

Dawn M. Nothwehr, OSF, Ph.D

Entonces, armonizando espontáneamente con ese flujo de paz, llegaron las palabras de mi madre: «Sólo Dios puede hacer crecer el jardín». Esas palabras llenas de fe despertaron algo en lo más profundo de mi ser de 12 años, pero no podía ponerle nombre, así que las mantuve en silencio durante muchos años.

De hecho, mi personalidad adolescente se rebelaba al verse «obligada» a ayudar a desherbar, cuidar y cosechar los productos del huerto. Sin embargo, en secreto, me encantaba trabajar en el huerto.

Me asombraba el hecho de que pudieras poner esa cosita amarilla, dura y plana en la tierra y, semanas después, encontrar una planta de maíz dulce en su lugar. Sólo unos 30 años más tarde fui capaz de nombrar lo que me había conmovido tan profundamente aquella tarde.

Años más tarde, en mi 25º aniversario como Hermana Franciscana, tuve el privilegio de ir en peregrinación a Asís, Italia, y a la región de Umbría, la «Tierra Santa franciscana», donde vivieron San Francisco y Santa Clara.

Mientras viajábamos de un lugar a otro, no podía faltar la exuberante vegetación de los fértiles campos de girasoles y los viñedos que cubrían las onduladas colinas. Aquellas impresionantes vistas, combinadas con el Cántico de las Criaturas de San Francisco, reavivaron mis numerosas «experiencias de jardín» y la profunda sensación de asombro y maravilla que experimenté aquella tarde con mi madre.

Como yo, pero en su propio tiempo y lugar, San Francisco y Santa Clara llegaron a conocer bien lo que yo sólo había saboreado en aquella tarde de mayo: ¡los vestigios de un Dios encarnado que los acunaba con amor y misericordia en el milagroso y exuberante nido de la creación!

Durante unos 30 años viví en Chicago. Aunque hay que admitir que la vida en la ciudad tiene muchas comodidades, siempre he tenido una verdadera relación de amor-odio con ese entorno.

Todo es enorme, impersonal, pavimentado, de ritmo rápido, construido por el hombre, en constante movimiento, competitivo – a menudo violento. Para mí, la «gracia salvadora» era el sistema de parques que linda con el lago Michigan.

Allí, entre los árboles, la hierba, las flores y el cielo abierto, se respiraba cierta intimidad con la red de la vida; la gente sonreía y se saludaba; y el lago Michigan se extendía hasta el horizonte, mientras el ritmo de las olas golpeaba las arenas de las extensas playas, marcando el tono y el ritmo de una vida más pacífica.

Las manifestaciones de lo sagrado allí son muy distintas de las que se encuentran en todas las cavernosas catedrales que salpican las esquinas de esa extensa metrópolis.

Sí, San Francisco estaba definitivamente «en algo». Los vestigios del Dios encarnado pueden verse a nuestro alrededor – ¡si no sólo miramos, sino que abrimos los ojos para ver!

Cómo 5 voluntarios reunieron 428 firmas de la petición «Planeta sano, gente sana”

El Círculo Laudato Si’ de la Parroquia de San Austin de Msongari, en Nairobi, quería ponerle rostro a la crisis climática.

Querían que sus feligreses supieran que las personas que se sientan en los bancos con ellos semana tras semana están tan preocupadas por la crisis climática como el Papa Francisco, que inspiró a millones al escribir su encíclica Laudato Si’.

Un fin de semana reciente, después de seis misas, cinco voluntarios del círculo se pusieron a recoger firmas para la petición «Planeta sano, gente sana». Sólo disponían de ocho minutos después de cada misa, debido a las restricciones de reunión por la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, el puñado de voluntarios recogió 428 firmas, ya que la comunidad se unió de forma abrumadora al esfuerzo por decir a los líderes mundiales cómo deben cuidar nuestra casa común durante las dos próximas cumbres de las Naciones Unidas.

Firma la petición «Planeta sano, gente sana»

«Como cultura, los africanos tienden a responder mejor cuando hay un rostro unido a una causa. Cuanto más familiar sea la cara, mejor será la respuesta. Esto alimenta toda la cultura de la comunidad», dijo Maryanne Owiti, miembro del círculo que ayudó a recoger firmas.

«Los feligreses expresaron un apoyo entusiasta a la iniciativa y estaban deseando sentir la presencia del Movimiento [Laudato Si’] en la comunidad».

Dijo que el círculo optó por realizar un evento de firmas en persona, en lugar de online, durante el Tiempo de la Creación ecuménico porque así «una causa global se siente local».

Decenas de miles de personas de todo el mundo han firmado también la petición que anima a los líderes mundiales a llevar Laudato Si’ a la vida con acuerdos cruciales que surgirán de dos cumbres de la ONU: la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), que se celebrará del 31 de octubre al 12 de noviembre, y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Biodiversidad (COP15), que se celebrará virtualmente del 11 al 15 de octubre y en persona del 25 de abril al 8 de mayo de 2022.

Más información: ¿Qué es la COP15?

La petición pide a los líderes mundiales que «actúen con gran urgencia» y «aborden juntos la emergencia climática y la crisis de la biodiversidad», entre otras peticiones urgentes. Firma hoy la petición «Planeta sano, gente sana».

Irene Kamunge trabaja para la Autoridad Nacional de Gestión del Medio Ambiente en Kenia y fue una de las 428 personas que firmaron la petición en San Austin.

«Creo que los cristianos tienen la responsabilidad de cuidar el medio ambiente, que es la creación de Dios», dijo.

Calificó la petición de «idea muy noble» e invitó a todas las personas a unirse a ella para actuar antes de las dos cumbres de la ONU.

«Para acabar con la pobreza y las enfermedades en el mundo, es inevitable que la comunidad mundial se ocupe del cambio climático, ya que afecta a la calidad del aire, el agua, la biodiversidad y la disponibilidad de alimentos para la humanidad», afirmó.

Eunice Omino trabaja para el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y también asiste a San Austin. Firmó la petición poco después de su lanzamiento en mayo, y se sintió orgullosa de cómo muchos de sus feligreses expresaron su «solidaridad con el Papa Francisco» al firmar la petición.

«Nuestros líderes no actuarán a menos que enviemos una señal clara de que queremos justicia climática», dijo. «Todos tenemos que incidir juntos por la justicia climática».

Mazur/catholicnews.org.uk

¿Cuántas firmas puedes reunir?

El Papa Francisco tiene previsto asistir a la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se celebrará del 31 de octubre al 12 de noviembre en Glasgow. He aquí cómo podemos apoyar a Su Santidad: Firmando la petición «Planeta sano, gente sana».

¿Ya la has firmado? Organiza un reto entre amigos para ver quién consigue más firmas. Ahora es nuestro momento de alzar una voz católica unida ante esta oportunidad crucial. No recuperaremos este momento, así que debemos actuar ahora. Firma la petición.

Laudato Si’ Movement
Laudato Si’ Movement

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments