Pedalear de Milán a Asís: una «pedaleada de paz» buena para el cuerpo y la mente

por | Nov 23, 2021 | Blog, Círculos | 0 Comentarios

Por Roberto Meraviglia
Animador Laudato Si’, Círculo LS de Canegrate (MI) y miembro de la FIAB (Federación Italiana de Medio Ambiente y Bicicleta)

Antes de apagar las luces del importante evento de la «Marcha de la Paz 2021», me parece justo recordar y dar un testimonio escrito del viaje realizado por primera vez en bicicleta desde Canegrate hasta Perugia con el proyecto nacional de la FIAB llamado «PACICLICA» . El objetivo era llegar a Perugia en sólo 3 días con un recorrido medio de más de 150 km por día. Tenía dudas sobre si abordar un viaje tan largo, pero luego me dije: «¿Por qué no lanzamos las otras bicicletas contra el obstáculo? ¿Y dar crédito a la vida del Pobrecito de Asís con sus maravillosos ejemplos?

Nos unimos a los amigos del grupo de Brescia, ya veteranos en este evento, tuvimos un breve momento de meditación juntos en la estela de la Piazza della Loggia de camino a Ferrara (175 Km). Durante el viaje nos detuvimos un rato en el hermoso Santuario de Gracia, cerca de Mantua, un lugar donde cada año, con motivo de la fiesta de la Asunción, se reúnen decenas de «madonnari» de todo el mundo y, con sus tizas de colores, pintan grandes reproducciones de gran calidad dedicadas a la Virgen.

La escala del viernes incluía Ferrara – Bagno di Romagna (170 Km) y durante el paso nos detuvimos en Conselice nel Ferrarese, al borde del Parque del Po donde fuimos recibidos por la Acción Católica haciéndonos visitar el museo al aire libre dedicado a la «Libertad de prensa» y en una vitrina se podía ver una «pedalina», una antigua impresora de pedal, que durante la Guerra Mundial permitía imprimir clandestinamente los comunicados de la resistencia.

Desde allí, tras la cálida bienvenida y el excelente refrigerio que nos ofreció el grupo local de Alpini, partimos en dirección a Bagno di Romagna, pasando por Santa Sofía en el Parque Forestal de Casentini. A pesar del día sombrío y frío, pasamos por el paso mortal de la «carnicería» (¡el propio nombre nos hace entender sus características!) que nos llevó a nuestro destino en la hermosa ciudad balneario conocida desde la época romana.

El sábado 9 de octubre fue el tercer y último día y la experiencia más desafiante desde el punto de vista físico, con 160 km y muchas subidas, un día casi frío y lluvioso que nos habría llevado a Perugia cruzando el Verghereto, cerca del Monte Fumaiolo donde se encuentra el nacimiento del río Tíber. Afortunadamente, después de una dura subida siempre hay un bonito descenso que hay que afrontar a velocidad de vértigo. Desde allí bajamos por la hermosa (afortunadamente prohibida a los coches) antigua carretera estatal Tiberina que nos llevó a Pieve Santo Stefano. También aquí nos recibió la Acción Católica, que nos mostró un museo único en su género: el «Pequeño Museo del Diario», un archivo que recoge documentos italianos en papel en forma de diario, cartas y memorias autobiográficas.

Es un museo pequeño, pero «pequeño» es sólo el nombre que se le da, teniendo en cuenta su amplitud y la importancia de las obras incluidas, ahora completamente digitalizadas. Entre los muchos recuerdos, me llamó la atención uno en la sala «terra matta», el diario de Vincenzo Rabito, semianalfabeto pero con gran ironía y, aún más, el diario escrito en las sábanas de la boda de Cecilia Marchi.  En esta sala se encuentra realmente una sábana doble escrita abundantemente por la Sra. Marchi tras la muerte de su marido, ¡realmente una gran emoción!

Una vez que salimos, nos pusimos en marcha por la ciclovía del Tíber atravesando Città di Castello y, después de varios kilómetros por las ciclorrutas con total seguridad, llegamos a Perugia al atardecer. Allí tuvimos un encuentro con los demás grupos de ciclistas procedentes de distintas partes de Italia (Verona, Turín, Parma, Grosseto, Roma) que confluían para participar en la «Marcha de la Paz» al día siguiente, domingo 10 de octubre, con el honor de abrir el inmenso desfile.

¿Qué decir? Fue una experiencia maravillosa, como todos los viajes que hacemos a lo largo del año, que siempre dejan algo que pensar; pedaleando en este tramo de Italia comprendí una vez más la belleza de tener la suerte de estar rodeado de territorios de belleza histórica, culturalmente importantes para descubrir con la lentitud de la bicicleta.  Además, nuestra ruta fue también en honor a la Paz y al medio ambiente que daría a nuestro mundo, inundado por mil conflictos e increíblemente contaminado, un matiz diferente, quizás más bello…

Me gustaría que los poderosos de la Tierra también lo entendieran.

 

Laudato Si’ Movement
Laudato Si’ Movement

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments