Convertir la ansiedad por el clima en acción es el objetivo del próximo Diálogo Laudato Si’

por | Nov 25, 2021 | Blog, Noticias y Actualizaciones | 0 Comentarios

El 30 de noviembre, expertos en salud mental y crisis climática de todo el mundo se reunirán para ayudar a este movimiento a afrontar mejor la actual crisis climática. Los expertos compartirán cómo todos nosotros podemos convertir nuestra angustia y preocupación por el clima en acción climática.

Únete al Diálogo Laudato Si’: Convierte la angustia climática en acción climática

30 de noviembre
10:00 Nueva York / 16:00 Roma


Con la participación de

  • Judith Anderson, Alianza de Psicología del Clima
  • Jennifer R. Marlon, Programa de Comunicación sobre el Cambio Climático de Yale
  • Erin Lothes, Movimiento Laudato Si’
  • Holly-Anna Petersen, terapeuta de salud mental, Acción Climática Cristiana
  • Benson Makusha, Juventud Estudiantil Católica Internacional

 

La doctora Jennifer R. Marlon, investigadora científica y profesora de la Escuela de Medio Ambiente de Yale y del Programa de Comunicación sobre el Cambio Climático de Yale, es una de las principales expertas que participarán en el diálogo.

Antes de la conversación, se tomó un tiempo para hablar de la importancia de abordar la ansiedad climática y de cómo «todos nosotros tenemos acceso a muchas herramientas poderosas».

Únete al Diálogo Laudato Si’: Convierte la angustia climática en acción climática

MLS: Para los que no están familiarizados, ¿cómo definirías la ansiedad climática?

Marlon: La ansiedad climática es un gran miedo a la fatalidad inminente: es una sensación de que las cosas están muy mal y están empeorando. Si no se controla, la ansiedad climática puede llevar a la desesperanza y a la sensación de que no se puede hacer nada para mejorar las cosas. Es un estado mental muy difícil y desafiante.

Ante un problema tan grande como la crisis climática, ¿qué es lo más importante que los individuos deben tener en cuenta para no dejarse abrumar por la ansiedad y la preocupación?

Creo que la mayoría de nosotros sentimos ansiedad a veces. Es normal. Lo más importante es saber cómo la afrontamos. Si intentamos enterrar o evitar la sensación con soluciones rápidas como distraernos con exceso de comida, drogas y alcohol, o trabajo, estamos perpetuando el problema y solo empeoramos las cosas.

Yo encuentro que una mejor opción es ir más despacio y tratar de aceptar y comprender los sentimientos y cambios que estoy experimentando. Eso puede significar simplemente sentarse en silencio. Reconocer que tal vez necesite más espacio para tranquilizarme y respirar, rezar o meditar, antes de poder entender por qué me siento así y qué puedo hacer.

Todos tenemos acceso a muchas herramientas poderosas, de hecho, para hacer frente a la ansiedad. Yo considero que rezar es como hablar, y meditar es como escuchar, y ambas acciones pueden ayudarme a navegar por las emociones difíciles de forma saludable, cuando me acuerdo de utilizarlas.

Me ayudan a desacelerar, y pueden servir para recordarme el poder que tengo para hacer cambios en mi vida. Puedo acudir a familiares y amigos de confianza que me apoyen,  a consejeros espirituales, o a un profesional, si es necesario.

Los líderes del movimiento climático dicen que hablar del tema es lo más importante que podemos hacer para luchar contra el cambio climático. Hablamos de lo que nos importa, y las pequeñas conversaciones a veces pueden llevar a grandes acciones cuando se producen en el momento adecuado.

Así que lo más importante que hay que recordar cuando nos asalta la ansiedad es que puede ser una señal para frenar y escuchar, y pensar en las herramientas que tenemos que nos permitirían responder de forma saludable a las señales, y abrir nuestra mente a una nueva perspectiva.

Puede ser tentador querer bajar los brazos y no actuar. Pero, ¿por qué es importante para todos nosotros convertir esa ansiedad en acción?

Cuando no afrontamos bien la ansiedad, nos quedamos atrapados en patrones de pensamiento que nos llevan a más frustración y tristeza, e incluso a la desesperación. Sabemos que el pensamiento lleva a la acción, así que cuando estamos ansiosos podemos perder el tiempo dando vueltas a historias de fatalidad y desesperanza. Preguntándonos qué peligros nos acechan a la vuelta de la esquina.

Pero podemos invertir ese proceso cuando recordamos que la acción también crea pensamientos. Tres respiraciones profundas, un paseo al aire libre, una llamada a un amigo, pueden llevarnos por un nuevo camino. Puede que hayas oído la frase «mueve un músculo, cambia un pensamiento». Es cierto.

Las pequeñas acciones pueden parecer una pérdida de tiempo porque no se ajustan a la magnitud del problema, pero esto falla. Las pequeñas acciones pueden cambiarnos, pueden provocar efectos en cascada y pueden influir en los que nos rodean. 

Hace poco, una amiga me dijo que me había oído hablar del cambio climático. Le conté un poco de esperanza sobre el cambio climático que acababa de aprender: que una solución clave era reducir la contaminación por carbono «electrificando todo», es decir, la idea de que los aparatos y vehículos que funcionan con combustibles fósiles deberían ser sustituidos por sus homólogos eléctricos, que tienen la capacidad de funcionar con energía limpia.

Hace poco, una amiga me dijo que me había oído hablar del cambio climático. Le transmití un poco de esperanza sobre el cambio climático que acababa de descubrir: que una solución clave era reducir la contaminación por carbono «electrificando todo», es decir, la idea de que los electrodomésticos y vehículos que funcionan con combustibles fósiles deberían ser sustituidos por sus homólogos eléctricos, que tienen la capacidad de funcionar con energías limpias como la solar y la eólica.

Poco después, una unidad de calefacción, ventilación y aire acondicionado que funcionaba con gas natural se dañó en casa de mi amiga. Decidió sustituirla por un sistema de calefacción eléctrico, a pesar de que los vendedores de dos empresas de calefacción y aire acondicionado intentaron disuadirla.

No era una experta en calefacción, así que me dijo que le resultaba desconcertante escuchar a los vendedores que la desaconsejaban tomar la decisión más respetuosa con el medio ambiente. Pero también confiaba en mí y sabía que no me parecería raro comprar un sistema de calefacción. Eso la ayudó a armarse de valor, a discrepar respetuosamente de los vendedores y a insistir en su decisión de comprar una eléctrica.

Esa pequeña conversación casual ayudó a mi amiga a tomar una decisión que evitará la emisión de decenas de miles de libras de contaminación por carbono durante la próxima década. 

Las buenas ideas son contagiosas. Cuando canalizamos nuestras inquietudes en conversaciones, las transformamos en pequeñas acciones, y algunas de esas pequeñas acciones afectarán a otros, que también las compartirán. Así es como las pequeñas acciones se convierten en grandes soluciones.

Únete al Diálogo Laudato Si’: Convierte la angustia climática en acción climática
Jonathon Braden
Jonathon Braden

Escritor
Nebraska, EEUU
Jonathon Braden tiene más de 10 años de experiencia en escritura y comunicaciones. Pretende contar la historia del MCMC.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments