Caminata Laudato Si – Evangelio del Bautismo del Señor

por | Ene 6, 2022 | Blog, Noticias y Actualizaciones, Oración | 0 Comentarios

Domingo 9 de enero
Bautismo del Señor – Año C – Fiesta
Lc 3,15-16.21-22

El relato de este domingo describe el bautismo de Jesús en el Jordán, y es un estímulo para reflexionar sobre nuestro bautismo y sobre el hecho de ser hijos de Dios. Todo transcurre, como siempre, en una maravillosa inmersión en la creación, escenario de todos nuestros acontecimientos humanos y de las historias sobre Jesús.

El Evangelio no dice cosas extrañas, sino que solo nos pide que seamos «hombres», si vivimos como hijos y hermanos. Juan, en el desierto, había respondido a las preguntas de la multitud, de los recaudadores de impuestos y de los soldados, pidiéndoles simplemente que «fueran más humanos», que surgieran en su humanidad. Esto es lo que pide el Evangelio, sin normas, doctrinas morales, sino a través de la experiencia de la palabra de Dios. Al recordar cómo era Cristo en la tierra, nos recuerda que él es el culmen del ser humano.

La gente se pregunta si este Juan era el Cristo, señal del gran éxito de Juan y su enseñanza. Su respuesta es muy hermosa: te bautizo con agua, te sumerjo en tu realidad de limitación. El agua es un signo de muerte, si permanecemos en ella, cuando nos detenemos en nuestro límite físico: bajo el agua, está claro, no puedes respirar, y te ahogas. Sólo seguimos vivos cuando somos capaces de salir del agua. «El que bautiza en el fuego viene después de mí» dice Juan, no en la muerte sino en la vida. El fuego es un signo de vida, piensa en cómo lo describe San Francisco, «bello, jocoso, fuerte y robusto». Cuando pienso en la belleza del término «jocoso», bailarín, pienso en la llama danzante. Sólo aceptando nuestra limitación humana, nuestra fragilidad, expresada en el agua, podemos experimentar el encuentro con Dios, la vida, expresada en el fuego. Dios no es otra cosa que la realización necesaria de nuestra humanidad, nuestra limitación, nuestra protesta contra la limitación y nuestro deseo de infinito. En nuestra limitación, si queremos, podemos acoger al que deseamos.

Es él, en los versículos omitidos del pasaje de este domingo, quien se describe como el que será el juicio de Dios: limpiará la era, recogerá el trigo y quemará la paja. Él quemará el mal, que no es necesario en el mundo. Cuidado, que no quemará «a los malos», sino al mal. Somos buenos para condenar fácilmente lo malo, pero el mal en el mundo permanece. El juicio de Dios, que tendrá lugar de la mano de Cristo, es diferente.

La segunda parte del relato de hoy se centra precisamente en Cristo. ¿Cómo viene Cristo, el juez justo que separará el trigo de la paja? Encontramos a Jesús junto a «todo el pueblo», lo encontramos en silencio, en oración.

Esto nos asombra: ha hecho una cosa increíble, se ha alineado con los pecadores, se ha sumergido también en esa «agua hermana» de la muerte, el antiguo bautismo predicado por Juan, el bautismo del límite. Simpatía total con la fragilidad del hombre.

Recibe el bautismo, y esta escena, a lo largo del texto de Lucas, es como una gran inclusión que tendrá su secuela en la escena final de la cruz: aquí en la creación, en el río, entre los pecadores; en la Pasión, de nuevo en la creación, en el jardín del Gólgota, entre dos malhechores. Aquí es bautizado, desciende, símbolo de la muerte; al final, en la colina del Gólgota, muere. Aquí se abren los cielos, allí se rasga el velo del templo. Aquí vemos el espíritu que desciende, allí dará el espíritu. Aquí el Padre dice «tú eres mi hijo», allí el centurión dirá «verdaderamente éste era el hijo de Dios», la primera profesión de fe de la historia, después de oír a Jesús gritar con la misma palabra «Padre, en tus manos…».

Todo el Evangelio de Lucas es una explicación de esta elección. Toda la vida es la realización de la elección del bautismo. ¿Nos pasa lo mismo? ¿Es nuestra vida, en este momento, una explicación de nuestro bautismo? Lucas nos presenta a Jesús ya bautizado, la escena ya está completa. Y está en la oración, en la oración vive su bautismo. Dios nos encuentra en el río, en el agua, en la fragilidad, en el mal. El mal no es el lugar donde nos condena, sino el lugar donde elige encontrarnos.

Contemplar esta escena nos hace comprender quién es Dios, nos cura de la ilusión de la serpiente en el Jardín del Edén, ese Dios que es totalmente diferente a nosotros y del que debemos tener miedo, del que debemos escondernos detrás de las hojas de higuera. En cambio, Dios es exactamente como nosotros, acepta nuestra naturaleza y se sumerge en nuestra limitación. Vivirá toda su vida con esta coherencia, hasta el extremo: Dios es «muy inferior», casi «menor», si utilizamos un término querido por San Francisco.

Dios es otra cosa. Este es el significado de su bautismo. En la oración, como en todos los pasajes cruciales de la vida de Jesús en los que el evangelista Lucas gusta de describirlo. Sólo escuchando a Dios podemos vivir plenamente nuestros días. La oración nos diferencia de los animales: los animales no rezan, no tienen percepción de su limitación. Orar, al fin y al cabo, nace de lo «precario», de nuestra condición de fragilidad, de la conciencia de nuestra limitación, de nuestro ser criaturas. Rezamos cuando sentimos esta limitación, y en diálogo con Dios deseamos superarla. Los orgullosos no rezan, creen que no necesitan hacerlo.

La oración no lo es todo, pero también lo es, porque es nuestra comunión con Dios. Revivimos el bautismo en la oración, por lo que Lucas hace hincapié en este aspecto. Todo esto nos da la fuerza para amar a nuestros hermanos y a toda la creación, en comunión con la limitación de toda la creación, pero con una conciencia adicional que es toda humana. Yo diría que, en un sentido más estricto, la oración está en la base del Movimiento Laudato Si’ precisamente por eso, y es una oración consciente, vivida en la Creación. ¡Y es en la oración donde se abren los cielos!

Dios es tal que a todos nos cuesta creer, empezando por sus amigos, sus apóstoles, que, a pesar de haber visto los milagros, les costó. Y nosotros también, como ellos, luchamos. ¿Cómo creemos? Rezando. ¿Y cómo aprendemos a rezar? Rezando. Emprendiendo un viaje.

En la oración, los cielos se abren, como en el Calvario, cuando Jesús rezó las palabras: «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu» y los cielos se abren, el velo se rasga. Ahora es la misma dinámica. Donde hay este espíritu, este diálogo, Dios viene a morar en nuestra tierra, baja de los cielos. El Padre, de este modo, no excluye a nadie, y nos recuerda que somos hermanos en Cristo. Esta coherencia acompaña toda la vida de Jesús.

Desciende sobre él el espíritu de la sabiduría, que nos recuerda a Isaías, la vida de Dios, el amor, con un aspecto corpóreo. No es algo vago, sino corporal. En el cuerpo podemos ver si hay vida, si hay espíritu, si hay amor de Dios. Esto se puede ver inmediatamente, en comparación con las miradas muertas, tristes e inactivas. Es como una paloma, que se cierne sobre las aguas del bautismo, recordándonos el espíritu del Génesis que se cierne sobre el caos. El bautismo de Jesús es una nueva creación, un mundo nuevo. Un nuevo pacto, que nos recuerda a la paloma de Noé. Este espíritu que revolotea nos recuerda al águila del éxodo, nos recuerda al pueblo de Israel cantado por Jonás, a la paloma del Cantar de los Cantares, signo de fiesta y de boda.

Más allá de la paloma, hay una voz. No hacen falta imágenes, sino una voz. El rostro de Dios, si hay que buscarlo, está en el rostro de Jesús. La voz viene del cielo. «Tú, que has hecho esta elección, eres mi hijo». Tú eres «mi» hijo, el amado, como en el Génesis, cuando la voz de Dios invita a Abraham a sacrificar a su hijo amado. Jesús es hijo precisamente porque dará vida en la montaña, un nuevo Isaac. Es como el nacimiento de Jesús, en la solidaridad humana: no es bueno que el hombre esté solo, Dios creador desde el Jardín del Edén resuelve el drama de la soledad. En esta fila de Jesús se nos educa en la solidaridad.

«En ti me complazco» recuerda siempre a Isaías, el canto del siervo de Yahvé, que tomará sobre sí las iniquidades del pueblo. Jesús será el emblema del siervo justo y fiel. Las dos palabras de la voz del cielo contienen toda la historia y la coherencia de Jesús.

Que la oración, que brota tras el bautismo de Jesús, nos inspire siempre como sugiere Santa Clara de Asís, que decía a sus pobres damas: «Recemos a Dios unos por otros, y así, llevando el yugo de la caridad mutua, cumpliremos fácilmente la ley de Cristo» (FF 2918).

En el Nuevo Testamento Dios sólo habla dos veces, aquí en el río cuando dice: «tú eres mi hijo», y en el Monte de la Transfiguración, cuando dice a los tres discípulos: «éste es mi hijo…». Todo lo demás nos lo dice a través del hijo. Jesús es la clave para escuchar y leer la voz del padre, a través de sus hermanos y de toda la creación. Todo lo demás corre el riesgo de ser «otras voces». Con el deseo de que redescubramos la belleza de la oración y de nuestro bautismo, les deseamos un buen domingo.

Laudato si’!

 

Antonio Caschetto
Antonio Caschetto

Antonio Caschetto es el Coordinador de Programas para Italia del Movimiento Laudato Si’. Es arquitecto y también hace parte del equipo de eco-espiritualidad del movimiento, y dirige regularmente a los peregrinos en retiros en los santuarios franciscanos de Asís, donde vive con su maravillosa esposa, Angélica, sus dos hermosos hijos, Francesco y Emanuele, y Jumpy, su perro Spinone.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments