Caminata Laudato Si’ – Evangelio del domingo 16 de enero 2022

por | Ene 14, 2022 | Blog, Noticias y Actualizaciones, Oración | 0 Comentarios

Domingo 16 de enero, II DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO – AÑO C

Jn 2,1-11

Nuestro camino tras las huellas del Evangelio de este domingo nos presenta la famosa escena de las bodas de Caná. Hoy vemos dónde está Jesús en casa. Este pasaje del evangelio de Juan se encuentra después de que los discípulos hayan preguntado «¿dónde vives? Continúa con la entrada en el templo con un látigo. Esperamos a Dios en un templo, pero en cambio lo encontramos en una fiesta. Desde los primeros pasajes del Evangelio de Juan, Jesús nos asombra. ¡Incluso con seiscientos litros de buen vino!

El comienzo del evangelio de Juan es extraño. Con todos los problemas que hay en el mundo, ¿Jesús se ocupa del vino? Siendo el primer signo, los demás también deben ser leídos de acuerdo a esto. Estamos acostumbrados a ver al Dios de la ley, del castigo, del juicio. ¡Es escandaloso que Jesús se presente añadiendo vino bueno! ¿Dónde vive Dios? ¿Vive sólo en los preceptos, o vive en la vida cotidiana, en la belleza de las relaciones, en la amistad? Así es como se presenta Jesús.

El pasaje de hoy comienza como siempre con la expresión «en aquel momento«, pero en el texto de Juan se refiere a «al tercer día«, después de que los discípulos hayan preguntado «¿dónde vives?«, dándonos ya una importante referencia temporal. El tercer día es el definitivo, el de la resurrección. Esa cuestión se planteó, a su vez, en el «tercer día» de la semana inaugural del relato joánico, por lo que el evangelista quiere decirnos que estamos en el sexto día, el día en que el hombre fue creado, el cumplimiento de la Creación, el día que prepara el descanso. De hecho, la escena presenta, como al final de las Escrituras, una escena de boda, así como el Antiguo Testamento se cierra con el Cantar de los Cantares.

Dios nos da órdenes. Pero todas las leyes de Dios deben leerse siempre con una mirada nupcial, con un sentido de amor. Sin amor, incluso la observancia meticulosa de todos los preceptos queda vacía. Corremos el riesgo de cometer el error del «hermano mayor», que cumplió con todos sus deberes en la casa de su padre misericordioso, pero no comprendió su amor. Allí también hay una fiesta, y el hermano mayor no lo entiende. Toda la alianza con el pueblo de Israel es una alianza nupcial. El pueblo de Dios se asocia a menudo con la imagen de la novia. Adán y Eva, desde los primeros versículos, huyen de este amor por miedo, y Dios los busca. Esta es toda la historia de Dios con los hombres, una búsqueda animada por el amor, que termina, en la Sagrada Escritura, con la escena nupcial del Apocalipsis.

La madre de Jesús está allí. Las tinajas de piedra están ahí. Jesús la llama «mujer«, es la novia que ama a Dios. No hay vino. Un signo preciso: mientras que el pan y el aceite son esenciales para la alimentación, el vino es algo más. Pero algo indispensable para ser humano, para alegrar el corazón: si nos limitamos sólo a comer y beber, ¡somos bestias! El hombre, en cambio, vive para alegrarse. Nos falta el vino, una experiencia que tenemos a menudo: podemos tener abundancia de comida, trabajo, servicios, bienestar, pero nos falta la alegría, el amor, el sentido de la vida. La vida, empeñada en la necesidad de buscar «pan y aceite» pierde su dimensión festiva, su relación con los demás.

Es María quien se da cuenta de ello. «No tienen vino«: la función de María es representar a la humanidad en relación con Dios, la que acoge y dialoga. Aquí en Caná, como a los pies de la cruz, Jesús no la llama «madre», sino mujer. No es un tono despectivo, al contrario, tiene un significado profundo: María es madre, y también es «mujer», es novia, es aliada. Incluso la expresión «¿qué quieres de mí?» indica, en el lenguaje diplomático de las alianzas de la época, la expresión «yo qué tengo contigo«, utilizada durante las disputas para reiterar los deberes mutuos de la alianza. Si no hay alegría, que no haya vino, eso te importa, pues eres mi aliado.

«No ha llegado aún mi hora» podría leerse, por tanto, como «¿No ha llegado aún mi hora?» (recuérdese que en los códices antiguos no había puntuación, por lo que es probable que la expresión fuera una pregunta). De hecho, en el siguiente pasaje, vemos que para Jesús ha llegado su hora. ¡Por fin ha llegado el momento de llevar el vino y la alegría a la humanidad!

Esta es la hora, no debemos esperar a un futuro indefinido. Ahora hay que actuar, sólo hay que sacar, porque el Señor ya está presente. La respuesta de María no contradice lo que dice Jesús, sino que sigue a la pregunta del hijo. Es ella quien se dirige a los criados, que -quizá no nos demos cuenta- son los verdaderos artífices del milagro. Quien realiza materialmente el milagro, con la acción concreta, no es Jesús, cuya acción permanece «inmóvil», sino los criados que llenan las tinajas de agua y llevan el vino al dueño de la mesa. «Haced todo lo que él os diga» recuerda la expresión del pueblo de Israel tras recibir la ley de la alianza, en la que dicen «cumpliremos todas estas palabras«. Este es un nuevo pacto.

La madre y las tinajas «estaban allí», hay una similitud entre la hermana agua y María, como siempre nos gusta observar en el Cántico de las Criaturas, donde Francisco define el agua como «muy útil, humilde, preciosa y casta», con cuatro adjetivos que representan a la Virgen. Las jarras son seis, el número del hombre, el sexto día en el que fue creado, y lo que sucederá en esta boda es la creación del hombre nuevo. El agua es el elemento primordial de la creación. Son de piedra, una referencia a las tablas de la ley talladas en piedra. Habla de la purificación de los judíos, de los ritos, de las prácticas de la ley. Pero los frascos estaban vacíos: ¡no tenía sentido vivir!

Jesús les ordena que se llenen. Cuántas veces nuestra vida está toda en orden, en nuestras obligaciones, incluso en nuestra comprensión de ser criaturas, en los preceptos, pero luego nos damos cuenta de que esa misma vida está vacía. Sólo Cristo puede llenar de sentido todo este orden. El agua es el deseo del hombre, Jesús nos pide que usemos el agua para llenar la vida, para llenarla de deseo. ¡Es el agua que se convierte en hermoso vino! En cambio, a menudo somos buenos para convertir el vino del evangelio en agua, para «aguarlo», para contar sólo los preceptos, ¡la tristeza!

Toma, ahora, de esa agua que es Cristo. Es el hombre completo, el hombre perfecto. ¡Saquemos de él ahora! ¿Pero es sólo agua? No, ya es vino, ya es belleza, ya es alegría, en cantidad ilimitada, seiscientos litros. Siempre se puede recurrir a ella, siempre está disponible. ¡Qué hermosa puede ser nuestra vida si tomamos conciencia de ello! El milagro ni siquiera se cuenta. No nos interesan los detalles de cómo se transforma, sino que el vino sea delicioso. El milagro, pensándolo bien, está en la escucha de los sirvientes. El milagro es que los sirvientes escuchen. Imagina que el hombre actuara escuchando la palabra de Dios, ¡cuántos milagros en nuestro hermoso planeta!

El maestro de ceremonias es el conocedor, el maestro de la ley, el teólogo, y en la historia aparece ante el novio. El novio es, de hecho, Jesús, con el que conversa el sommelier. El maestro de la ley no sabe de dónde viene este vino nuevo, porque no lo produce él mismo. Esta nueva teología traída por Cristo sólo la entiende quien la vive, quien la experimenta, incluso en la humildad de la vida cotidiana. De hecho, ¡los criados «sabían bien» de dónde venía!

El buen vino suele servirse primero. En nuestra vida, a menudo experimentamos el buen vino primero, a una edad temprana, en el comienzo de nuestras relaciones humanas, en nuestro trabajo, en nuestras pasiones. Luego, poco a poco, con el tiempo, cuando estamos un poco borrachos, el vino malo, la decadencia, la vejez. Casi como si en la vida todos estuviéramos destinados a una perpetua parábola descendente. Pero en cambio, con Cristo, el paradigma cambia. Podemos tener una oportunidad, si elegimos sacar mucho de estas jarras de piedra. Dios desea que en nuestras vidas, en cada edad, vivamos nuestros deseos en plenitud, en dulzura, en belleza. El verdadero pecado es renunciar a estos deseos.

Este es el principio de los signos. No se trata sólo de un «milagro», sino de un signo, de algo misterioso que hay que comprender plenamente. El milagro es algo extraño, antinatural. Una señal es algo que encontramos en la vida ordinaria, pero que puede tener un mensaje especial. No es importante lo que se hace, sino lo que se comunica. El vino es él, es el novio. Esta es su gloria, el hombre que se alegra, el hombre vivo.

Como dice San Francisco: «Somos los bufones del Señor, y la recompensa que deseamos de vosotros es ésta: que viváis en verdadera penitencia». Y añadió: «¿Qué son los siervos de Dios, sino sus bufones, que deben conmover los corazones de los hombres y elevarlos a la alegría espiritual? «. Lo dijo refiriéndose especialmente a los frailes menores, que fueron enviados al pueblo para salvarlo» (Leyenda de Perugia, n. 43)

Hay seis vasijas. ¡Seiscientos litros de vino! Piensa en la abundancia de amor que nos espera, si tan sólo elegimos sacar de estas tinajas. ¡Les deseamos un buen domingo! 

Laudato Si’

Antonio Caschetto
Antonio Caschetto

Antonio Caschetto es el Coordinador de Programas para Italia del Movimiento Laudato Si’. Es arquitecto y también hace parte del equipo de eco-espiritualidad del movimiento, y dirige regularmente a los peregrinos en retiros en los santuarios franciscanos de Asís, donde vive con su maravillosa esposa, Angélica, sus dos hermosos hijos, Francesco y Emanuele, y Jumpy, su perro Spinone.

5 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments