Emergencia Climática

¿Qué es la emergencia climática?

Los seres humanos quemamos combustibles fósiles, como el carbón, el petróleo y el gas, por diversas razones. 

Estos combustibles fósiles producen gases de efecto invernadero que atrapan el calor, incluido el CO2, que calientan nuestro planeta.

Los científicos afirman que la incineración de combustibles fósiles es el principal factor de la emergencia climática que estamos viviendo.

La Tierra está más Caliente

Índice de temperatura global tierra-océano, elaborado por la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) de Estados Unidos.

Más evidencias: «Diecinueve de los años más cálidos se han producido desde el año 2000, a excepción de 1998. El año 2020 igualó a 2016 como el más cálido registrado desde que se empezaron a llevar registros en 1880».

¿Están de acuerdo los Científicos?

Sí, hay un abrumador  consenso científico de que los seres humanos estamos causando la emergencia climática. 

Cerca del 97% de los científicos especializados en el clima están de acuerdo con la evidencia científica de la emergencia climática. De la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) de Estados Unidos:

«Múltiples estudios publicados en revistas científicas revisadas por colegas muestran que el 97% o más de los científicos del clima que realizan publicaciones actualmente están de acuerdo: Las tendencias de calentamiento del clima durante el último siglo se deben muy probablemente a la actividad humana. Además, la mayor parte de las principales organizaciones científicas del mundo han emitido declaraciones públicas que respaldan esta posición.»

MIRA: El 97% de los Científicos del Clima están Realmente de Acuerdo

¿Y qué? ¿Cuál es el problema de un planeta más caliente debido a la emergencia climática?

Un planeta más cálido aumenta las probabilidades de que se derritan los glaciares, aumente el nivel del mar, se produzcan huracanes más fuertes, sequías más largas e intensas, el calentamiento y la acidificación de los océanos, la pérdida de biodiversidad, la pérdida de hábitats y patrones climáticos más extremos, como olas de calor y/o fuertes lluvias.

Mira: El cambio climático: Lo cambia todo

Ya estamos viendo estos efectos en todo el mundo, y cuanto más esperemos para abordar la crisis climática, peor será. ¡Es una emergencia climática!

¿Por qué los católicos estamos llamados a actuar contra la emergencia climática?

En la Laudato Si’, el Papa Francisco deja claro una y otra vez que estamos viviendo una emergencia climática y que debemos actuar.

Mira: El Papa Francisco lidera la Semana Laudato Si’

Basta mirar la realidad con sinceridad para ver que hay un gran deterioro de nuestra casa común».(LS 61)

 Las predicciones catastróficas ya no pueden ser miradas con desprecio e ironía”. (LS 161)

El Papa Francisco señala que la emergencia climática es una cuestión moral y que los más pequeños serán los más afectados, a pesar de tener poco que ver con las emisiones de gases de efecto invernadero causantes de la emergencia.

«Tanto la experiencia cotidiana como la investigación científica demuestran que los efectos más graves de todos los ataques al medio ambiente los sufren los más pobres. Por ejemplo, el agotamiento de las reservas pesqueras perjudica especialmente a las pequeñas comunidades pesqueras que no tienen medios para reponer esos recursos; la contaminación del agua afecta sobre todo a los pobres que no pueden comprar agua embotellada; y la subida del nivel del mar afecta sobre todo a las poblaciones costeras empobrecidas que no tienen dónde ir. El impacto de los desajustes actuales se manifiesta también en la muerte prematura de muchos pobres, en los conflictos generados por falta de recursos y en tantos otros problemas que no tienen espacio suficiente en las agendas del mundo ”. (LS 48)

Su Santidad nos invita a “escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres”. (LS49)  Y a pesar del escenario del «día del juicio final» que se está produciendo, nos invita a que caminemos cantando. Que nuestras luchas y nuestra preocupación por este planeta no nos quiten el gozo de la esperanza”. (LS 244)

sabemos que las cosas pueden cambiar” (LS 13).