Para la Hna. Dorothy Stang, el nombre del búho chillón habría sido «fascinante»

por | Ago 24, 2021 | Blog, Noticias y Actualizaciones | 0 Comentarios

Créditos foto: Hermanas de Notre Dame de Namur

Por la hermana Judi Clemens
Hermanas de Notre Dame de Namur

Habían pasado 15 años desde que Dorothy Stang, una Hermana de Notre Dame de Namur de Ohio, fue asesinada por el sicario de unos rancheros codiciosos en Anapu, Pará, Brasil.

¿Quién hubiera imaginado que el descubrimiento de una nueva especie de lechuza en el Amazonas, entre los ríos Tapajos y Xingu, recibiría el nombre científico de Megascops stangiae en su honor?

Hna. Judi Clemens

Me gusta pensar que Dorothy consideraría esto absolutamente fascinante y una gran alegría. Para mí es muy apropiado. 

Es un símbolo de su vida, de su insistencia en la lucha contra la deforestación y de los efectos en los animales y en las personas, especialmente en los pobres. A menudo lloraba cuando oía el clamor de un mono porque no quedaba ningún dosel en un bosque que había sido su hogar durante siglos.

La naturaleza era el hogar de Dorothy, y recuerdo que, cuando la visitaba, nos sentábamos fuera por la noche para contemplar los paisajes y los sonidos, la música del bosque.

Para mí, esta criatura nocturna es un símbolo de la vida de Dorothy. Su penetrante llamada, su percepción de la profundidad y el hecho de que se enfrente a la extinción, debido a la deforestación, reflejan por qué Dorothy era tan apasionada en la protección de la selva.

Más información: Cómo proteger la creación durante el Tiempo de la Creación

Dorothy se sentiría muy animada al saber que los científicos, que trabajan con la biodiversidad y descubren nuevas especies, han querido acordarse de ella al dar nombre a este precioso búho.

Mucho antes de que empezáramos a oír hablar de la interconexión de toda la creación, Dorothy estaba inmersa en esa creencia. Su mundo siempre estuvo interconectado.

Aunque Dorothy y yo crecimos en Dayton, Ohio, conocí a Dorothy a principios de los años 60 en Arizona, donde vivía. Pidió que dos hermanas de habla hispana pasaran el verano enseñando el catecismo a los jóvenes de Puerto Peñasco, que en ese tiempo era un pueblo pesquero pobre situado en el Golfo de California.

Mi primer recuerdo de quién era Dorothy llegó cuando volvimos a Arizona y ella insistió en llevarnos a visitar el Gran Cañón. Recuerdo lo mucho que le llamó la atención ese paisaje.

ESCUCHA: La hermana Judi Clemens comparte su conmovedora historia en el Podcast del Movimiento Laudato Si’

Unos años más tarde nos volvimos a encontrar y vivimos juntos en Coroatá, Maranhão, Brasil. Desde sus primeros días en Brasil, Dorothy siempre cultivó un jardín, plantó flores y cosechó árboles frutales. Dondequiera que viviera, dejaba un legado de la abundancia de Dios.

Dorothy fue misionada para emigrar con familias de Maranhão, y las siguió hacia el oeste, al Estado de Pará. Seguí trabajando en Maranhão y visité a Dorothy y a su gente a lo largo de los años.

La última vez que vi a Dorothy fue en 1990, cuando volví a Pará para despedirme. En esa ocasión, Dorothy insistió en que plantara un limonero en el Centro Nazaré, donde vivía antes de trasladarse a Anapú.

Cuando regresé después de que Dorothy fuera martirizada, hice una parada de peregrinación en Centro Nazaré y, efectivamente, encontré el limonero cargado de hermosos frutos.

Desde la infancia, la tierra era sagrada para Dorothy, donde, en una familia de nueve miembros, el huerto era un medio de sustento y de compartir. Dorothy tenía unas manos grandes y fuertes, y siempre decía que era por haber desbrozado los huertos en su infancia.

Dorothy veía la tierra y su generosidad como un regalo sagrado que había que cuidar en un acuerdo de «arrendamiento» con nuestro Dios. En su profunda espiritualidad, Dorothy se entregó totalmente a trabajar junto a las familias campesinas mientras discernían el plan de Dios para ellas.

Se concientizaron sobre sus derechos y de cómo utilizar la tierra de forma sostenible. Al igual que lloró cuando escuchó el clamor de los monos, se sintió profundamente turbada ante la injusticia y la codicia de la tierra que experimentaba su pueblo. Fue una emigrante con ellos y una ardiente defensora de los derechos humanos.

Dorothy habría experimentado una profunda solidaridad con el Papa Francisco. Su encíclica Laudato Si’ aborda la ecología integral y la interconexión de toda la creación.

Como miembros de la comunidad mundial, el legado de Dorothy perdura en nosotros hoy, y adoptamos la invitación del Vaticano a participar en la Plataforma de Acción Laudato Si’ de siete años.

Puede que no estemos llamados a dar nuestras vidas como lo estuvo Dorothy, pero todos estamos llamados a actuar, en nombre del Dios Creador. Sólo un cambio sistémico devolverá a nuestro planeta su bendición original.

MIRA: La hermana Judi Clemens comparte su conmovedora historia

Leer más:

La hermana Judi Clemens, de las Hermanas de Notre Dame de Namur, es la presidenta de la Junta Directiva de Notre Dame Mission Volunteers.

Laudato Si’ Movement
Laudato Si’ Movement

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
trackback
6 months ago

[…] escribió la hermana Judi Clemens, de las Hermanas de Notre Dame de Namur: «El descubrimiento de una nueva […]