El mundo natural está desapareciendo a un ritmo sin precedentes. Los católicos están respondiendo.