Caminata Laudato Si’ -Evangelio del domingo 23 de enero de 2022

por | Ene 22, 2022 | Blog, Noticias y Actualizaciones, Oración | 0 Comentarios

Domingo 23 de enero, TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO – AÑO C

Lucas 1,1-4; 4,14-21

Volvamos a caminar tras las huellas del Evangelio, en este domingo de la Palabra en la semana de oración por la unidad de los cristianos. El Evangelio de hoy nos ayuda a comprender aún más el poder de la palabra, su significado, su finalidad, y cómo Jesús es el ejemplo por excelencia de la palabra encarnada, que nos conduce a la liberación de nuestra esclavitud. El pasaje de este domingo se compone de dos fragmentos distintos del Evangelio de Lucas. La primera mitad representa los primeros versos del libro del evangelista; la segunda, en el capítulo 4 del libro, el comienzo de la predicación de Jesús en Galilea, después de las tentaciones en el desierto. En la primera parte, Lucas se presenta como el único, entre los cuatro evangelistas, que no es un testigo ocular: es uno de nosotros, como nosotros ha sido alcanzado por una palabra, por una historia, y trata de transmitir esta palabra, reelaborando la historia como debe hacer cada uno de nosotros. En la segunda parte escuchamos la palabra prometida por Isaías, pronunciada por Jesús en la sinagoga de Nazaret: se cumple el año de gracia del Señor, la liberación de la esclavitud y la vista de los ciegos.

Cada uno de nosotros está en camino, y Lucas expresa la historia de Jesús en el camino. Un camino que lleva de Belén, y de Galilea, a Jerusalén. El estilo de Lucas es contar los hechos, poniéndolos en orden, como nos dice desde las primeras palabras. Según la tradición, Lucas es médico, toda la primera parte de su Evangelio es una especie de «logoterapia», de curación a través de la palabra. El papel de la palabra, del relato, es central. Lucas es un maravilloso compañero de viaje.

El prólogo habla del tema del evangelio, de la tradición recibida, del intento de poner todo en orden. En el centro están los acontecimientos («pragmata»), hay otros que ya han escrito, están los textos, hay sobre todo un «nosotros» que expresa la comunidad, de la que surge este «yo también» de Lucas. Él pone su mano en la historia, y este «tú» que es el destinatario del escrito, el ilustre Teófilo. Las personas individuales, yo y tú, son la imagen de toda la comunidad, ya educada en las historias de Jesús. No se trata, pues, de un trabajo en solitario, sino de una acción coral, en la historia y en la tradición.

El evangelio no es una filosofía, una ideología, una moral, una ley, una iluminación. Está compuesto por hechos, por acontecimientos. No son ideas, sino hechos históricos. La fe cristiana debe estar siempre anclada en la historia, porque los hombres viven de su recuerdo. La cultura, la alimentación, la historia nos ayudan a construir el camino de cada día, el futuro, los recuerdos. Hay acontecimientos que nos dicen algo nuevo en la historia de la humanidad. No es el eterno retorno de la identidad, un perro persiguiendo su propia cola, donde hay un relato de muerte, como suele ocurrir en nuestras narraciones que se deslizan hacia el final fatal que ya habíamos previsto. Pero estos hechos nos dicen el final de esta historia fatalista y trágica, pues con la resurrección tenemos una nueva luz. Somos nosotros los que podemos elegir, con amor, superar esta muerte. Esta es la buena noticia del evangelio.

Los hechos narrados por Lucas hacen que se cumpla la espera, y para ello utiliza palabras. Estas palabras ayudan a salir de este eterno retorno, a través de hechos realmente realizados, en los que se han cumplido los profundos deseos de justicia, amor y solidaridad de los hombres. Lo prometido por Dios, deseado por los hombres, se ha hecho realidad, y Lucas se compromete a contarlo.

Si nos detenemos sólo en la ideología, sin entender los hechos, sin relato, corremos el riesgo de vivir como los dos discípulos de Emaús, que cerrarán toda la historia: podemos tener clara toda la filosofía que hay detrás, estar muy bien preparados, pero por el camino, en el camino de cada día no entendemos nada, y nos decepcionamos. Si ya tenemos nuestras ideas bien construidas, y no nos dejamos cuestionar por el camino, nos arriesgamos a vivir sólo en el remordimiento: «¿No nos ardía el corazón?» Necesitamos una historia, ¡y que sea ordenada!

Los testigos presenciales se convirtieron en ministros de la palabra, literalmente «remeros». No son gurús. El gurú es el que tiene la verdad, y todos deben creer en esa verdad. Nuestro mundo está ahora lleno de gurús, pero pocos de remeros de la palabra. Los «muchos» de los que habla Lucas, en cambio, son siervos, esclavos condenados a remar en las barcas de guerra, estando todos en la misma barca en dirección a la verdad. Nadie es maestro, sino que cada uno, con su propia cabeza, tiene el deber de juzgar si la palabra transmitida es verdadera o falsa. Pedro no es un «maestro de vuestra fe», sino un servidor. La barca es la palabra, que nos acompaña en el mar y nos conduce a la tierra prometida. Una bella imagen, tomada de la creación, el mar, la tierra, y esta barca que surca las olas.

Lucas ha seguido todo de cerca, desde el principio, con cuidado y orden. ¿Cuánto aprendemos del método de Lucas? ¿Seguimos de cerca los acontecimientos que vivimos cada día, o echamos una breve y distraída mirada? ¿Los seguimos desde el principio, o nos detenemos en historias parciales? ¿Lo hacemos con cuidado, o con descuido?

De un salto, el Evangelio de hoy pasa al capítulo 4 y presenta el discurso inaugural de Jesús. El escenario es el sábado, la acción de Jesús está descrita por este sermón inaugural en el que se presenta a sus seguidores. Ya ha habido bautismo, en silencio y en oración, ha habido tentaciones, respuesta a Satanás, y ahora Jesús les habla de su vida cotidiana. Jesús vuelve del Jordán y del desierto, en plenitud del Espíritu recibido en el bautismo, el espíritu que no cede a la atracción del mal. Su actividad principal es la enseñanza. Lucas, como ya se ha dicho, es médico, nos habla de la acción de Cristo que cura a todos en primer lugar con sus palabras. Los hombres viven según las palabras que tiene en su corazón, esto regula las relaciones con los demás, con la creación. Va a enseñar en Nazaret, en Galilea, en su vida cotidiana, en la sinagoga. El lugar de la vida cotidiana es donde se realiza el evangelio, aunque a veces esperemos lugares diferentes, lugares lejanos.

El sábado es el día de la fiesta, la culminación de la creación, el descanso. Jesús se levanta para leer, Jesús se sienta al final. En medio, está la acción de él con el texto sagrado. Primero se levanta a leer, en griego αναγνωρίσει «reconozco», leer es reconocer la realidad detrás de las palabras. El verbo levantarse, «resucitar», es el mismo que se utiliza para la resurrección. Jesús resucitado nos hace reconocer la Escritura. Abrió el rollo y leyó, dos acciones que no son en absoluto triviales. No todos «sabemos leer», ni tenemos la dignidad de abrir el libro, la verdad permanece sellada. A veces nadie es capaz de abrir esta verdad de siete sellos, como se describe en el Apocalipsis, y todos lloran porque nadie puede leerla. Sólo el cordero es capaz de leerlo, sólo Jesús tiene esta autoridad. Aquí, en la humilde sinagoga de las afueras, Jesús se muestra en este papel único de él.

Con las palabras de Isaías, Jesús interpreta toda su misión. Isaías 61 habla del Mesías, de la plenitud del espíritu. El Espíritu de fraternidad, recibido en la fila del río Jordán, muestra que es el ungido del Señor, porque Jesús consigue ser el hermano de toda la humanidad. Está cerca de los pobres, el término griego indica los pobres sin rostro, los «pitocos», necesarios para todo. Todos somos «mendigos» necesitados de todo, de la vida, del amor, de la autoestima, de la alegría. La buena noticia se nos dice a cada uno de nosotros, por eso Jesús fue ungido.

La primera buena noticia es la libertad de los esclavos: conocemos muchas esclavitudes, las internas, las más duras, y las externas de otros que nos oprimen. Y conocemos un concepto de libertad diferente al prometido en el rollo de Isaías: no tanto hacer lo que nos gusta o lo que nos conviene, sino la liberación de la esclavitud. Incluso el texto ni siquiera utiliza la palabra «libertad», sino » apartar», el esclavo es apartado de la condición de esclavitud.

La segunda buena noticia es la vista del ciego. A veces, nuestro mayor pecado es «decir que vemos», como les ocurre a los fariseos, en lugar de estar ciegos, lo que al final, al menos, sería fácil de curar. El evangelio nos abre los ojos, nos evita lecturas sesgadas y delirantes de la realidad. Esta es la condición para habitar la tierra, para ver y vivir una verdadera relación con los demás y con toda la creación.

La tercera noticia es la readmisión de los oprimidos en la libertad. El año de gracia, el año del jubileo, está tomado del Levítico 25, en el que se codifican las condiciones para vivir la tierra prometida, que es nuestro planeta ahora. Nuestra tierra es habitable cuando nos damos cuenta de que todo es un regalo gratuito de Dios. ¡No somos libres, estamos ciegos, cuando nos convencemos de que no todos somos «pobres», y a algunos hombres que consideramos «menos pobres» les pedimos, a gran precio, lo que Dios nos da gratis! Si vivimos los dones como rivales, destruimos al hermano y devoramos el planeta, mucho más allá de nuestras necesidades derivadas de nuestro ser pobre. En el Levítico da las condiciones prácticas, cada siete semanas en este año santo: redistribuir la riqueza para que el exceso de pobreza no haga más vulnerable a la sociedad, evitar que los «demasiado pobres» generen guerras y sean el eslabón débil de la comunidad, más fácilmente corrompible por el extranjero.

Jesús viene a proclamar que este año de gracia ha llegado. Los primeros cristianos, no lo olvidemos, compartían de hecho sus bienes, por ejemplo. La condición de vivir como «hombres», como hijos y hermanos, sin despreciar a nadie. ¡Qué hermoso sería si, para nuestro planeta, viviéramos la conciencia de este año de gracia!

Jesús se sienta. Todos los ojos se fijan en él. Se hace el silencio. Y Jesús habla de escuchar: «Hoy se ha cumplido esta Escritura que habéis oído«. «Hoy», una palabra que se repite a menudo en el Evangelio de Lucas, hasta el último «hoy» dicho por Jesús en la cruz al malhechor crucificado a su lado. Este es el primer «hoy», que nos saca del desierto y nos hace entrar en un jardín. Todo depende de nuestro presente, ahora es el momento adecuado. ¡No tenemos que esperar más para actuar!

¿Por quién se cumple esta Palabra? Se cumple en nuestros oídos, si lo queremos. Sólo tenemos que entenderlo y actuar en consecuencia. Teófilo, literalmente, es alguien que ama a Dios. El evangelio se dirige a quien busca a Dios, para decirle que descubrirá que es «amado por Dios». Tú, en primera persona, debes darte cuenta de la solidez de esta palabra. A cada uno de nosotros no se nos exige que creamos, que tengamos una fe ciega, este no es el propósito de la palabra. Cometeríamos el error de los gurús. La palabra es autocomunicación, y nos acompaña para comprender si sus fundamentos son sólidos. Debemos hacerlo hoy, con cada palabra, desde los periódicos hasta las redes sociales, para comprobar si son verdaderas o falsas, si no dan vida, si no responden al deseo profundo de los hombres de ser como Dios, siguiendo el ejemplo de la vida de Cristo, según el ejemplo de la vida de Cristo contado en el evangelio. La palabra lleva a cabo acciones concretas, hacia un mundo más justo, como nos exhorta Santa Clara de Asís, que dice: «Y amándoos los unos a los otros con el amor de Cristo, ese amor que tenéis en el corazón, mostradlo fuera con vuestras obras, para que las hermanas, estimuladas por este ejemplo, crezcan siempre en el amor de Dios y en la caridad mutua» (FF 2847). ¡Os deseamos sinceramente un feliz Domingo de la Palabra!

Laudato si’!

Antonio Caschetto
Antonio Caschetto

Antonio Caschetto es el Coordinador de Programas para Italia del Movimiento Laudato Si’. Es arquitecto y también hace parte del equipo de eco-espiritualidad del movimiento, y dirige regularmente a los peregrinos en retiros en los santuarios franciscanos de Asís, donde vive con su maravillosa esposa, Angélica, sus dos hermosos hijos, Francesco y Emanuele, y Jumpy, su perro Spinone.

5 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments