El jardín de la Animadora Laudato Si’, Sally Simpson, ofrece a los visitantes un espacio en el que pueden contemplar la creación e inspirarse en la naturaleza para cuidar nuestra casa común.

Mucho antes de ser Animadora Laudato Si’, me apasionaba la sostenibilidad y trataba de vivir según esos principios. De hecho, en 1980, tenía una casa con calefacción solar pasiva que utiliza y almacena energía solar sin necesidad de paneles solares.

Pero jubilarme en 2020 me ha permitido invertir cada vez más tiempo en llevar Laudato Si’ a la vida, una verdadera pasión mía como Animadora Laudato Si’.

Cuando me jubilé, inicié un club de lectura de Laudato Si’ con Jane Mellett, del Movimiento Laudato Si’. El club de lectura fue una experiencia «wow» que unió mi amor por la naturaleza, la creación y Dios, hasta el punto de que todo era inseparable.

Únete al Movimiento Laudato Si’ y conviértete en un Animador Laudato Si’ inscribiéndote en nuestra formación gratuita de liderazgo

A partir de ahí, mi activismo climático no hizo más que crecer. Continuamente vi cómo las cosas estaban interconectadas cuando tomé el curso de Animadores Laudato Si’ y comencé a aplicar ese conocimiento en mi comunidad. Introduje el club de lectura en la iglesia, y sugerí a la parroquia que hiciéramos algo relacionado con la sostenibilidad y el medio ambiente. 

Pero me sentí desolada cuando la respuesta fue un rotundo «no».

Sin embargo, mantuve la esperanza y me apoyé en la sólida comunidad de Animadores Laudato Si’. Había hecho el curso de Animadores de Laudato Si’ con tres monjas de Uganda que estaban trabajando en Mali.

Les conté que la batalla en mi parroquia era muy dura, y me dijeron que rezarían por mí. Un mes después, en mi parroquia, cuando propuse que hiciéramos algo para honrar y celebrar el Tiempo de la Creación, la respuesta fue: «¡Brillante, hagámoslo!»

El Espíritu Santo estuvo realmente activo en mi vida y en mi parroquia. Durante el Tiempo de la Creación, la celebración cristiana anual de oración y acción por nuestra casa común, trabajé con el párroco y los feligreses, e hicimos una enorme pancarta para colocarla en la fachada de la iglesia.

Utilizamos flores locales y un arreglo con temática de reciclaje. El coro colaboró cantando música elegida específicamente para el Tiempo de la Creación. Presentamos oraciones semanales especiales y colaboramos con los medios de comunicación locales para llamar la atención sobre la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, celebrada en Glasgow.

También nos pusimos en contacto con los colegios y pedimos que los nuevos alumnos que iniciaran un ciclo escolar plantaran cada uno un bulbo para marcar su nuevo comienzo.  La iniciativa se llevó a cabo en las escuelas primarias.

También he puesto en marcha un huerto autosostenible de frutas y verduras. La gente puede pasar tiempo en el jardín escuchando lo que Dios dice a través de la naturaleza, y hemos empezado a organizar retiros a lo largo del año. Es increíble cómo estar realmente presente y admirar la creación de Dios puede ser tan potente.

Como Animadora Laudato Si’, me ha encantado participar en los seminarios web del Movimiento Laudato Si’ y en otras actividades. ¡Estoy entusiasmada de convertirme en Animadora de Animadores! Un «AdA» es un Animador Laudato Si’ que recibe formación en técnicas de capacitación, liderazgo de equipos y apoyo al crecimiento de las bases para ayudar a otros Animadores en su región. A través del programa, tengo un sentido de red, de comunidad, de iglesia y de pertenencia a algo más grande.

Ser Animadora de Animadores del Movimiento Laudato Si’ también me da credibilidad y confianza a la hora de seguir trabajando para llevar Laudato Si’ a la vida. Con mi personalidad, si quiero algo me apasiono mucho y voy a encontrar la manera de conseguirlo. Aunque a menudo tengo una sensación de urgencia, me recuerdo constantemente que las cosas sucederán en el tiempo del Señor.

Queremos una conversión auténtica, no solo cumplir listas de tareas y obtener números. No hace falta ser alguien especial para marcar la diferencia: todos podemos hacer algo. Como dijo San David, el patrón de Gales, «Haz bien las cosas pequeñas».

Únete a Sally y a otros miles de personas y conviértete en un Animador Laudato Si’

Desde que me jubilé, he tomado muchos cursos y seminarios web del Movimiento Laudato Si’ y me han encantado los materiales.  Me sorprendí cuando me pidieron que fuera Animadora de Animadores, pero acepté con entusiasmo el nuevo reto hace un mes.  He visto que terminas encontrándote con las mismas personas y tienes un sentido de red, de comunidad, de iglesia y de pertenencia a algo más grande.

Estoy emocionada por participar en el próximo curso de Animadores. Sugerí que deberíamos tener una versión nocturna para la gente de Inglaterra e Irlanda, ya que me encargaron la tarea de facilitar esas sesiones. Ser Animadora de Animadores del Movimiento Laudato Si’ me da credibilidad y confianza, ya que actualmente estoy intentando crear un Círculo Laudato Si’ en línea que cubra toda la diócesis y amplíe nuestro círculo. 

Con mi personalidad, si quiero algo me apasiono mucho y voy a encontrar la manera de conseguirlo. Aunque a menudo tengo una sensación de urgencia, me recuerdo constantemente que las cosas sucederán en el tiempo del Señor. Queremos una conversión auténtica, no solo cumplir listas de tareas y obtener números. No hace falta ser alguien especial para marcar la diferencia: todos podemos hacer algo. Como dijo San David, el patrón de Gales, «Haz bien las cosas pequeñas».

Únete a Sally y a otros miles de personas y conviértete en un Animador Laudato Si’

Vea el vídeo de Sally sobre cómo celebrar la Semana Santa de forma sostenible: