Cómo el Movimiento Laudato Si’ une el poder y el potencial de la Iglesia Católica

por | Ago 20, 2021 | Blog, Noticias y Actualizaciones | 1 Comentario

Movimento Laudato Si’, o Laudato Si’ Movement, en Asís, Italia.

Por W. L. Patenaude
CatholicEcology.net / Cofundador del MCMC
Autor de A Printer’s Choice

Justo después del mediodía de la fiesta de Todos los Santos de 2014, recibí un correo electrónico que me cambió la vida.

«Hola Bill», comenzaba. «Soy un estudiante católico de posgrado en Harvard muy interesado en llevar a cabo una campaña dentro de la Iglesia de cara a la cumbre sobre el cambio climático de 2015 en París. ¿Te importaría hablar en algún momento de la próxima semana?».

El escritor era un joven argentino que entonces estudiaba en Boston, a sólo una hora de mi casa en Rhode Island.

Se llamaba Tomás Insua, y de nuestra primera y emocionante conversación surgieron una serie de presentaciones, reuniones por Skype y planes que resultaron en el lanzamiento del Movimiento Católico Mundial por el Clima, así como amistades duraderas.

Dirigidos por Tomás, los primeros, una docena de católicos comprometidos de una u otra forma con el clima y los problemas ecológicos, nos encontramos a través de búsquedas en Internet y de conversaciones individuales a la antigua usanza.

Cuando hablé por primera vez con Tomás, por ejemplo, pude presentarle a varios ecologistas de todo el mundo a los que había entrevistado o sobre los que había escrito para mi blog, Catholic Ecology.

W. L. Patenaude CatholicEcology.net / Cofundador del MCMC, Autor de A Printer’s Choice

Uno de ellos era Lou Arsenio, de la arquidiócesis de Manila, que era y sigue siendo un líder en el compromiso institucional católico con las cuestiones ecológicas. A su vez, Lou presentó a Tomás con otros.

En poco tiempo, teníamos un equipo. Abarcábamos todo el mundo y hablábamos diferentes lenguas maternas.

Todos teníamos opiniones particulares sobre lo que había que hacer y en qué orden, y sobre cómo comunicarlo y actuar en consecuencia, para llevar la voz de la Iglesia a la esfera de las conversaciones internacionales sobre el clima.

Pero a pesar de todas nuestras diferencias, teníamos (y tenemos) mucho más en común: rezamos las mismas oraciones en el Santo Sacrificio de la Misa. Participamos del mismo Cuerpo y Sangre de Jesucristo. Y confiábamos en el mismo Espíritu Santo para hacer nuevas todas las cosas.

Fue esta confianza y esta fe lo que superó nuestra diversidad y nuestras diferencias. Fue nuestra unidad católica y la gracia de Dios lo que nos permitió organizarnos con rapidez y decisión.

Tal es el poder y el potencial de la Iglesia, que estamos presenciando de nuevo en esta histórica adopción de un nuevo nombre y una misión más clara centrada en Laudato Si’.

¿Qué se necesita en un nombre?

Al principio, los que contribuimos a lo que se convertiría en el Movimiento Católico Mundial por el Clima trabajábamos juntos además de todas nuestras otras obligaciones profesionales.

Algunos de nosotros trabajábamos para nuestra parroquia o diócesis local; otros eran experimentados defensores del medio ambiente; otros eran científicos. Reunimos el tiempo y los talentos que teníamos para desarrollar documentos, planes y programas de trabajo.

Sin embargo, una de nuestras necesidades más urgentes era elegir nuestro nombre.

Esta tarea, aparentemente sencilla, se convirtió en un tema de múltiples conversaciones en las que diversas opiniones se disputaban la primacía. Aunque todos sabíamos cuál era nuestro objetivo -llevar la voz de la Iglesia católica a los debates internacionales sobre el clima- nos enfrentamos a una realidad que el Papa Francisco exploraría y aclararía más tarde en su encíclica Laudato Si’: que todo está conectado.

Esta interconexión de los problemas -del cambio climático con tantas y tantas otras realidades- creó tensiones en nuestros primeros debates sobre casi todo lo que hacíamos, cada declaración que redactábamos y cada visión que intentábamos articular.

¿Solo defendíamos la acción climática o también las realidades más amplias de la justicia climática? ¿Incluimos la cuestión de la biodiversidad? ¿Los derechos de los indígenas? ¿Las toxinas? ¿Los plásticos de los océanos?

Al final nos decidimos por un nombre que englobaba lo que nos unía a todos en primer lugar. Al fin y al cabo, éramos un movimiento global de católicos comprometidos con las cuestiones climáticas.

Pero la llamada a la acción en otros frentes persistía, y en ello residía la fuerza del movimiento, que hoy está adoptando su verdadera naturaleza.

La sabiduría unitiva de Laudato Si’

Seis meses después de la formación del Movimiento Católico Mundial por el Clima, el Papa Francisco publicó Laudato Si’.

Basándose en las ideas y preocupaciones de sus predecesores inmediatos, el Santo Padre codificó la ecología en la Doctrina Social Católica de tal manera que conectó la ecología con otros temas.

Desde el aborto hasta la eutanasia, desde los derechos de los indígenas hasta los migrantes, Laudato Si’ no proporciona a la Iglesia simplemente enseñanzas sobre cuestiones dispares. Más bien, Laudato Si’ ofrece el lenguaje único y unitivo del Papa Francisco para la integración de temas.

Así, la adopción del nombre Movimiento Laudato Si’ es el siguiente paso natural de lo que nació de esas primeras conversaciones hace casi siete años.

De hecho, pienso que si Laudato Si’ se hubiera publicado cuando los fundadores nos esforzábamos por encontrar un nombre, habríamos elegido Movimiento Laudato Si’.

Ciertamente, el enfoque en el cambio climático es crucial. Y, sin embargo, todo está conectado, lo que hace que este siguiente paso sea inevitable y de importancia crítica.

«Todo está conectado», enseña el Papa Francisco en Laudato Si’ (240), «y eso nos invita a madurar una espiritualidad de la solidaridad global que brota del misterio de la Trinidad».

Y así, que la gracia que fluye de la Trinidad encienda los corazones de todos los que ahora llevan la antorcha que se encendió hace unos siete años.

Que el Movimiento Laudato Si’ predique con audacia el Evangelio en su trabajo, y así bautice los grandes temas de nuestra época -todos ellos- con la unidad, el amor, la verdad y la caridad que llevarán a unos y a otros, y a toda la creación, a clamar un día con glorioso agradecimiento: «¡Alabado seas, mi Señor!»   

Laudato Si’ Movement
Laudato Si’ Movement

4 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Claudino Gomes
Claudino Gomes
8 months ago

Estoy maravillado con esta historia. Y veo que voy a tornarme más católico, viéndolo todo más integrado. Através de una converssion ecológica, que hasta ahora he muy relativizado. De hecho, como en muchas ocasiones proclama el Papa Francisco, una espiritualidad que no lleve al empeño por el mundo es alienante… Gracias a Dios por los creadores de este Movimiento y por el Papa Francisco.